miércoles, 12 de abril de 2017

De rodillas ante Ti, pedimos ayuda al Espíritu Santo

De rodillas ante Ti, pedimos ayuda al Espíritu Santo

Espíritu de alegría, consuelo y fortaleza, sánanos del desánimo, el miedo y la tristeza. 
Autor: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net


Acabamos de celebrar este domingo que pasó la fiesta de Pentecostés, donde recordamos la venida del Espíritu Santo. 

Hoy tengo el alma aligerada, con la alegría de una gran emoción. Nos hemos consagrado al Espíritu Santo, que es frecuentemente el GRAN DESCONOCIDO, y que es el Espíritu de Dios.

El es, la Tercera Persona de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, Tres Personas distintas y un solo Dios Verdadero. Es el Misterio profundo de esa Trinidad donde ninguno es mayor ni menor que el otro. Tienen su propia personalidad, por decirlo así:

El Padre que no tuvo ni principio ni fin, que no fue hecho, ni creado, ni engendrado. 

El Hijo no fue hecho, ni creado, sino engendrado en María la Virgen para hacerse hombre y 

El Espíritu Santo que no fue hecho ni engendrado, sino que procede del Padre y del Hijo. 

Dios Padre se da plenamente al Hijo con infinito amor, el Hijo se da al Padre con el mismo infinito amor y de esta comunicación de amor brota el Espíritu Santo, amor sustancial del Padre y del Hijo, es así como nos lo enseña Santo Tomás en su Suma Teológica. 

Después de la muerte y a pesar de haber visto resucitado a Jesús, los apóstoles estaban sumidos en el miedo hecho terror. ¿Cómo ellos pobres pescadores, algunos analfabetos, podrían cumplir el mandato, la misión que les dejaba el Maestro y Señor?. Id, a predicar a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo... y también.... si yo no me voy, el Paráclito no vendrá a vosotros; pero si ve voy, os lo enviaré Y estando reunidos llegó el Espíritu de Dios y todo cambió para ellos. 

Así también nosotros hemos de llamarlo:

¡Ven Espíritu Santo!

Él desea entrar para darnos sus Dones, es el Gran Consolador, Intercesor y Luz y se convierte en el dulce huésped del alma y nos llena de paz y de sabiduría. Lo necesitamos porque El es el fruto del Amor de Dios. 

Es un beneficio inmenso que nos consagremos al Espíritu Santo, en estos tiempos tan difíciles, con la falta de fe, robos, situación económica difícil, levantamientos, pero también desesperanza y desilusión en nuestros corazones 

Vamos a tener la ayuda amadísima del Espíritu Santo y de rodillas ante Dios, todos los días pidamos su ayuda y protección con esta oración, que es para todos los países: 

CONSAGRACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

"Espíritu Santo, te consagramos nuestra patria. Intercede por quienes vivimos en ella.
No nos dejes perdernos por caminos sin Dios, reoriéntanos al gozo de la fe y la verdad.

Espíritu de paz, perdón y misericordia, líbranos de la violencia y la discordia y enséñanos a hablar las lenguas siempre nuevas de la fraternidad.

Espíritu de alegría, consuelo y fortaleza, sánanos del desánimo, el miedo y la tristeza.

Espíritu de generosidad y de justicia, apártanos del egoísmo y de la avaricia, inspíranos acciones para crear condiciones que permitan a todos vivir con dignidad. 

Tu eres fuente de la vida, rescátanos de la cultura de la muerte, fecúndanos con tus dones, tus frutos y carísmas. 

Ilumina nuestra tierra, renueva las naciones, ven como en Pentecostés e incendia con tu fuego de amor los corazones. AMÉN. 

Y quiero pedirte también por todos los sacerdotes, ya que mañana celebramos Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote. Que cada vez se esfuercen más en dar con el ejemplo de sus vidas ánimo y valor a los fieles, a todos los que componemos el gran ejército de la Santa Madre, la Iglesia Católica. 

Te pedimos por ellos, Señor, mándales tu fuerza, tu paz, y fortaleza en los momentos difíciles.