sábado, 29 de abril de 2017

DE MARY GATTER, CONOCIDA COMO «MISS LAMBORGHINI» Nuevo vídeo de ejecutiva de Planned Parenthood vendiendo órganos y tejidos de bebés abortados

Nuevo vídeo de ejecutiva de Planned Parenthood vendiendo órganos y tejidos de bebés abortados


La doctora Mary Gatter, Presidenta del Consejo de Directores Médicos de Planned Parenthood de America, aparece en un nuevo vídeo negociando el precio «por espécimen» de órganos y tejidos de bebés abortados en las clínicas de la multinacional.
(ACI Prensa/Infocatólica) Gatter ya causó escándalo en julio de 2015 cuando se difundió un vídeo en el que, mientras negociaba la venta de órganos y tejidos de bebés abortados en las instalaciones de Planned Parenthood, dijo que quería «un Lamborghini», una marca de coches de lujo cuyo modelo más económico –el «Huracán»– ronda los 200 mil dólares.
La doctora fue durante muchos años Directora Médica de Planned Parenthood en Los Ángeles (Estados Unidos), antes de trasladarse a Pasadena y asumir la presidencia del Consejo de Directores Médicos de PPFA.
En el nuevo vídeo difundido por el Center for Medical Progress (CMP, Centro para el Progreso Médico),Gatter dialoga con actores que fingían ser compradores de órganos de bebés abortados, y asegura que «lo hice en Los Ángeles. Estoy comprometida con eso, creo que es una gran idea».
«¿Qué tipo de volumen necesitan y de qué edades gestacionales?», consulta luego.
Durante el diálogo, la ejecutiva de PPFA explica a los supuestos compradores que «tienen que pagar un poco de dinero por usar el espacio» en las clínicas para recoger los órganos y tejidos de los bebés abortados, pues «tendrían que mandar a alguien».
Al referirse a los pagos, la doctora consulta si estiman pagar «75 dólares por espécimen», y asegura que 50 dólares es uno de los precios más bajos, pues ese cantidad era pagado «hace como 12 años».
Al finalizar la conversación, le asegura al aparente comprador de órganos de bebés abortados que «estaría dispuesta, dame una llamada».

Tráfico criminal

David Daleiden, líder del equipo de investigadores del CMP, señaló el hecho de que las empresas vinculadas a PPFA para el tráfico de órganos, como Novogenix o StemExpressk, «colocaran a sus trabajadores dentro de las clínicas de aborto de Planned Parenthood para realizar la recolección, empaque y transporte de partes de bebés demuestra que Planned Parenthood no tenía costos de reembolso de acuerdo a ley».
«Las sumas por volumen que Planned Parenthood cobraba por estos negocios por partes de bebés son tráfico criminal y mercantilismo con partes de cuerpos fetales».
Para Daleiden, «el Departamento de Justicia de Estados Unidos debe prestar atención a las referencias criminales de las investigaciones congresales y procesar a Planned Parenthood con todo el peso de la ley, y los contribuyentes ya no deben ser obligados a subsidiar el imperio criminal del aborto de Planned Parenthood».