sábado, 29 de abril de 2017

La monja que ha rehabilitado a 75.000 personas: «La soledad es la más terrible de las adicciones»

La monja que ha rehabilitado a 75.000 personas: «La soledad es la más terrible de las adicciones»


Poli Sanchiz / ReL28 abril 2017



Durante más de 50 años la hermana Consilio Fitzgerald, perteneciente a las Hermanas de la Misericordia, ha tratado a miles de adictos en toda Irlanda. Drogas, ludopatía, alcohol... Nada se le escapa a la hermana Consilio, que a sus 87 años sigue rehabilitando a las personas que más lo necesitan.


Ya antes de unirse a su comunidad era enfermera. En unas declaraciones a un canal irlandés, Consilio recordó su entrada a la congregación de las Hermanas de la Misericordia: "La mañana en la que me uní a las monjas pensaba que era el fin de toda mi vida. No podía parar de llorar. Pensaba que las monjas eran gente solitaria, que se dedicaban a mirar por la ventana pensando en si alguien vendría a visitarlas".




La hermana Consilio saludó a varias familias durante el 50 aniversario de la fundación de la obra Cuan Mhuire



Nada más lejos de la realidad, porque lo cierto es que los centros que Consilio ha fundado por toda Irlanda han rehabilitado a más de 75.000 personas, y hoy en día proporciona más de 600 plazas residenciales para adictos de todo tipo.


Puerto de María

Su obra, Cuan Mhuire (www.cuanmhuire.ie), que significa "Puerto de María" en gaélico, es popularmente conocida como "El Cielo del Amor". "Nos sanamos unos a otros con el amor", apuntó Consilio. "Al principio no tenía nada planeado, solo sabía que mi madre, La Virgen María, cuidaba de los visitantes".



Esta gran obra comenzó con un pequeño gesto hacia los "hombres de la carretera", indigentes alcohólicos que vagaban por las carreteras irlandesas en la década de los sesenta. ""Pensé que Cuan Mhuire podría ser un lugar donde esta gente pudiera sentirse amada".


Actualmente Cuan Mhuire es considerada la mayor clínica de rehabilitación de toda Irlanda. Por su labor, Consilio fue premiada en 2011 por la Reina Isabel II de Inglaterra con el MBE ("miembro de la más excelente orden del imperio británico" por sus siglas en inglés).


La voz de la experiencia

En sus declaraciones al Global Sisters Report, Consilio quiso recordar los devastadores efectos que tienen algunas adicciones sobre las personas y sus entornos.

Entre otras, habló sobre las apuestas online, una adicción muy en boga. "Es un desastre que socava la familia", dijo. "Se pueden ganar miles de euros con un click, pero también perderlos, provocando grandes dificultades económicas al entorno familiar".


La adicción al juego online es especialmente insidiosa. Al alcohólico o drogadicto se le nota físicamente su degradación. En cambio, el adicto al juego puede disimular su adicción mucho tiempo, y no se le nota, hasta que ha llegado a un nivel muy grave y dañino.


Además, los adictos que antes pensaban que salir corriendo al casino a las once de la noche llamaría la atención, ahora pueden conectarse desde su cuarto o móvil a cualquier hora del día o de la noche por Internet.


Beber hasta perder el conocimiento

Consilio quiso también remarcar el peligro de la nueva cultura del binge-drinking (beber alcohol en grandes cantidades en poco tiempo con el objetivo de perder el conocimiento), muy extendida entre los jóvenes.

"La adicción está aumentando. Los jóvenes salen con la única intención de emborracharse. La idea de salir por la noche es quedar tan intoxicados que no puedan recordar nada a la mañana siguiente. Supongo que quieren borrar algo de sus vidas."




La hermana puso como ejemplo de recuperación la vida de San Agustín: "Aprendió que el vino, las mujeres y las canciones no le hacían feliz. Solo cuando encontró a Dios se sintió pleno. San Agustín se dio cuenta del vacío que tenía en su interior, pero su madre tuvo que rezar mucho para que él se diese cuenta. Puede causarse mucho daño antes de que alguien se dé cuenta de lo que está haciendo".


Con el consumo de alcohol, suele venir aparejado el de cannabis. "He visto la mente de muchos jóvenes afectadas por el cannabis. Es algo muy serio, y no lo toman como tal. Afecta la mente de las personas mucho más que cualquier otra droga". Con 50 años de experiencia con adictos, la hermana sabe de lo que habla.


Una de las adicciones más terribles: la soledad

"La soledad es la más terrible de las adicciones. Me da mucha pena la gente que se encuentra en estas situaciones, en las que están desesperados, solos y perdidos", prosigue Consilio.

"Imagina que te levantaras por la mañana y no tuvieses ningún propósito en la vida. ¿No sería acaso una existencia vacía, especialmente teniendo mi edad? ¿No sería triste crecer sin ningún objetivo o esperanza? ¿Sin saber que la muerte no es el final, sino solo el principio?".




Grupos que apoyan a los que se reinsertan

Consilio espera poder añadir nuevas funciones a Cuan Mhuire. "Cuando la gente termina su rehabilitación se suele sentir algo perdida durante un tiempo" cuenta Consilio. "En este periodo necesitan ayuda, un sitio donde reunirse y darse apoyo mutuo. Queremos formar un grupo de ayuda integrado por gente ya reinsertada en la sociedad que pueda reunirse con aquellos que acaban de salir y necesitan compañía".



"Sería genial que las personas que terminan su tratamiento en Cuan Mhuire tuviera un verdadero propósito en la vida y se valoraran a si mismos. Debemos proporcionar talleres que den la oportunidad a estas personas para encontrar trabajo".