jueves, 20 de julio de 2017

Evangelio y homilía del jueves 20 de julio de 2017 (de nazaret.tv)

Santo Rosario - Misterios de Luz - Jueves

Los Dones del Espíritu, un Regalo de Dios - Al Calor del Fuego - Tele VID

La Santa Misa 20 de julio de 2017 – Tele VID

Con Jesús Durante El Día (Julio 20 - 2017) - Tele VID

La Ley del Señor abarca muchos aspectos



LA LEY DEL SEÑOR ABARCA MUCHOS ASPECTOS

La ley de Dios, de que se habla en este lugar, debe entenderse que es la caridad, por la cual podemos siempre leer en nuestro interior cuáles son los preceptos de vida que hemos de practicar. Acerca de esta ley, dice aquel que es la misma Verdad: Éste es mi mandamiento: Que os améis unos a otros. Acerca de ella dice san Pablo: Amar es cumplir la ley entera. Y también: Ayudaos a llevar mutuamente vuestras cargas; y así cumpliréis la ley de Cristo. Lo que mejor define la ley de Cristo es la caridad, y esta caridad la practicamos de verdad cuando toleramos por amor las cargas de los hermanos.

Pero esta ley abarca muchos aspectos, porque la caridad celosa y solícita incluye los actos de todas las virtudes. Lo que empieza por sólo dos preceptos se extiende a innumerables facetas.

Esta multiplicidad de aspectos de la ley es enumerada adecuadamente por Pablo, cuando dice: La caridad es comprensiva, la caridad no presume ni se engríe; no es ambiciosa ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.

Como florece el almendro


Resultado de imagen de almendro en flor

Himno

Como florece el almendro

Fuente: Liturgia de las horas
   
Como florece el almendro
presagiando primavera,
en Nagasaki florece
la mejor de las cosechas.

Veintitrés rosas purpúreas
donde el sol nace en la tierra,
en fuego de amor florecen
en primicia misionera.

Los hijos de san Francisco
hicieron la sementera;
y son fruto sazonado
cuando el tormento los siega.

¡Salve!, primicias de mártires.
¡Salve!, en Japón sois promesa. 
Un nuevo pueblo de Cristo,
semilla de sangre, empieza.

¡Al Dios, Uno y Trino, gloria!,
que en las tierras japonesas,
la gracia del Santo Espíritu
fue en los fieles fortaleza.

Amén

miércoles, 19 de julio de 2017

Jue 20 Jul Evangelio del día Decimoquinta semana de Tiempo Ordinario - Año Impar

La imagen puede contener: comida
“ Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré ”
Primera lectura
Lectura del libro del Éxodo 3, 13- 20
En aquellos días, Moisés, después de oír la voz del Señor desde la zarza ardiendo, le replicó: «Mira, yo iré a los israelitas y les diré: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros." Si ellos me preguntan cómo se llama, ¿qué les respondo?»
Dios dijo a Moisés: «"Soy el que soy"; esto dirás a los israelitas: "Yo-soy me envía a vosotros."»
Dios añadió: «Esto dirás a los israelitas: "Yahvé (Él-es), Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación." Vete, reúne a los ancianos de Israel y diles: "El Señor, Dios de vuestros padres, de Abrahán, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido y me ha dicho: 'Os tengo presentes y veo cómo os tratan los egipcios. He decidido sacaros de la opresión egipcia y llevaros al país de los cananeos, hititas, amorreos, fereceos, heveos y jebuseos, a una tierra que mana leche y miel'." Ellos te harán caso, y tú, con los ancianos de Israel, te presentarás al rey de Egipto y le diréis: "El Señor Dios de los hebreos nos ha encontrado, y nosotros tenemos que hacer un viaje de tres jornadas por el desierto para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios." Yo sé que el rey de Egipto no os dejará marchar si no es a la fuerza; pero yo extenderé la mano, heriré a Egipto con prodigios que haré en el país, y entonces os dejará marchar.»

Estoy aquí, Señor, entre el tráfico y las prisas


Me siento cansado, agobiado y hoy vengo a ti, en recuerdo, aunque lejano de un tiempo pasado,


Por: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net 





Estoy aquí , Señor, vengo envuelto entre el tráfico, arrastrada en el vendaval del agitado mundo, de sus prisas, de sus noticias, que muchas veces dan escalofrío,... de música que no tiene armonía y melodía sino que ruidos estridentes y discordantes... de caras crispadas por gran impaciencia...


Las personas en medio de este mundo caótico se sienten solas y esa soledad abraza su espíritu con un abrazo de ahogo y tristeza infinita.


Así me sentía yo... y hoy vengo ante ti, mi amado Jesús, y el recuerdo, aunque lejano de un tiempo pasado, de una tarde como esta ante tu Presencia en el Sacramento de la Eucaristía, buscando lo que solo Tu podías entender, mis dolores, mis agobios... voy recordando:

Esto es el descanso de mi vida


Santo Evangelio según San Mateo 11, 28-30. XV Jueves de Tiempo Ordinario.


Por: H. Adrián Olvera de la Cruz LC | Fuente: www.missionkits.org 




En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Un nuevo día. Un nuevo comienzo… la misma vida… Hoy vuelvo a optar por Ti.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

 Del santo Evangelio según san Mateo 11, 28-30

En aquel tiempo, Jesús dijo: "Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo les daré alivio. Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga, ligera".

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Exorcismos Padre José Antonio Fortea

Orar con el Evangelio 20 07 2017 (Mateo 11, 28-30). Jesús, gracias por t...

Curso de parejas, 3 de 4: Santidad de pareja y de familia

Evangelio del día (Jueves, 20 de Julio 2017) Mateo Capitulo 13

Evangelio 20 julio 2017 (Mateo 11, 28-30). Dios te da su Corazón

LA GRACIA del Jueves 20 de Julio de 2017

Predicación Monseñor Roberto Sipols, Sanacion Interior

Cuando las mujeres oran: Satisfacer el anhelo del amor

En el gran libro de Cardenal Sarah, El Poder del Silencio: Contra la Dictadura del Ruido, cita a San Juan Vianney en la oración: "Vea a mis hijos, el tesoro de un cristiano no está en la tierra. Está en el cielo. ¡Bien entonces! Nuestros pensamientos deben ir donde está nuestro tesoro. El hombre tiene una buena función: orar y amar. Vosotros oráis, amáis: esa es la felicidad del hombre en la tierra! "(P. 151).

Cuando las mujeres oran

La oración es el camino para conocer a Dios Padre, a Jesús, al Hijo y al Espíritu Santo. El valor que ponemos en la oración equivale a una elección entre sabiduría o locura. Es así de simple. La oración es un deber necesario y santo. La oración es sabia porque es la voluntad de Dios. La oración vale la pena el esfuerzo y aporta fecundidad. La oración fortalece el apostolado activo y forma "contemplativos en acción". Pero para la oración necesitamos coraje (Catecismo claramente indica que la oración es una batalla) y necesitamos el aliento de otros que practican el camino de la oración.

La bondad infinita de Dios

DIRECCIÓN ESPIRITUAL CATÓLICA ROMANA
La bondad infinita de Dios
Presencia de Dios - Oh Dios mío, sólo tú eres bueno; ¡Digna vestirme con tu bondad!
MEDITACIÓN
Cuando Moisés le pidió a Dios que le mostrara su gloria, Dios le respondió: "Te mostraré todo bien" (Exodo 33:19), como si dijera que Su gloria es bondad infinita, el bien que Él Posee en tal plenitud que todo bien está en él y que ningún bien existe independientemente de él. Dios posee el bien, no porque lo haya recibido de nadie, sino porque Él mismo es, por Su naturaleza, el bien soberano, porque Su Ser es bondad infinita. Si las criaturas son buenas, lo son, sólo porque Dios les ha comunicado un poco de Su bondad. Por sí misma, la criatura ni siquiera puede existir, por lo tanto no puede poseer ningún bien propio. Por eso Jesús le dijo al joven que lo había llamado "Buen Maestro", "¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino uno, que es Dios "(Marcos 10:18). Ni siquiera Jesús, como hombre, Poseía la bondad como la suya; Pero lo poseía sólo porque la naturaleza divina, que estaba hipostáticamente unida a su naturaleza humana, se la comunicaba. Sólo de Dios se puede decir que Él es bueno, en el sentido de que Él es la bondad misma, que la bondad le pertenece por naturaleza, como la divinidad le pertenece por naturaleza; Y así como es imposible que Su divinidad sea disminuida, es imposible que su bondad sea disminuida. El cielo, la tierra y las edades pasarán, pero la bondad de Dios nunca pasará. La maldad del hombre puede acumular pecado sobre el pecado, mal sobre el mal, pero sobre todo, la bondad de Dios permanecerá inmutable. La sombra del mal no la estropeará; En cambio, Dios, que siempre es benevolente, se inclinará sobre el mal para transformarlo en bien, y para sacar un bien mayor de él. Así, la bondad infinita se inclinó sobre el hombre, el pecador, E hizo un bien inmensamente superior procedente de la caída de Adán: la redención del mundo a través de la Encarnación de Su Hijo unigénito. Este es el carácter distintivo de la bondad de Dios: querer el bien, sólo el bien, hasta el punto de sacar el bien del mal.
COLLOQUE

el reto del amor es coger una cruz en tu mano y pedirle al Señor que te enseñe a vivir colgado

La Mano Del Hombre Que Sostiene El Rosario De Madera Con Crucifijo Católico En Blanco Fotografía de archivo

El Reto Del Amor 19 julio 2017


Año del Señor 2017
Lerma, 19 de julio

Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              
    
LA SILLA COLGANTE

Hace tiempo que teníamos ganas de colocar en la huerta una silla-columpio que está hecha a base de nudos y preparada para colgarla de los árboles. 

Salimos Sión y yo decididas a encontrar la rama adecuada para colocarla... y vimos una que parecía bastante robusta, así que fuimos a por todos los aperos para poder atarla de forma segura: escalera, cabos...

Tras unos minutos ya la teníamos colgada. Aparentemente estaba perfecta, pero, mientras la miraba, sentí una gran inseguridad, algo me quitaba la paz. Y enseguida nos dimos cuenta de que, al estar colgada sólo de una rama, ésta sostenía todo el peso. Podría suceder que la rama se quebrara, ocurriendo una gran desgracia, ya que caería sobre la persona que estuviera sentada en la silla...

Sin pensarlo dos veces, buscamos otra solución: repartir el peso entre dos ramas de dos árboles diferentes. Y así lo hicimos. Aquello ya era otra cosa, y volvimos a sentir la seguridad de que estaba bien colgado. Lo probamos y, efectivamente, ya no había peligro.