jueves, 5 de agosto de 2021

Martirologio Romano 5 de agosto

 Publicado: 4 de agosto de 2021 a las 10:00 p.m.PDT

 

NUESTRA SEÑORA
DE LAS NIEVES


Manda a los ricos de este mundo que sean caritativos 
y benéficos, que se hagan ricos en buenas obras
y que den limosna de corazón.
(1 Timoteo 6, 17-19)

  • En Roma, en el monte Esquilino, la Dedicación de la Basílica de santa María de las Nieves.
  • En Chalons de Francia, san Memmio, ciudadano Romano, que, consagrado Obispo de aquella ciudad por san Pedro Apóstol, trajo a la verdad del Evangelio el pueblo que se le había encomendado.
  • En Roma, el triunfo de veintitrés santos Mártires, que, en la persecución de Diocleciano, fueron decapitados en la vía Salaria Vieja, y allí mismo, en la cuesta del Cohombro, sepultados.
  • En Áscoli del Piceno, san Emigdio, Obispo y Mártir, el cual, ordenado Obispo por el Papa san Marcelo y enviado allá a predicar el Evangelio, allí mismo, confesando a Cristo, en tiempo del Emperador Diocleciano, recibió la corona del martirio.
  • En Antioquía, san Eusignio, soldado, que siendo ya de ciento diez años, como echase en cara a Juliano Apóstata la fe de Constantino el Grande, a cuyas órdenes había peleado, y le reprendiese como desertor de la piedad de sus padres, fue, por orden del mismo, decapitado.
  • Igualmente los santos Mártires Egipcios Cantidio, Cantidiano y Sobelo.
  • En Augsburgo de Baviera, el triunfo de santa Afra, Mártir, que de gentil se convirtió a Cristo por la enseñanza de san Narciso Obispo, y con toda su familia fue por él bautizada; más tarde, por confesar a Cristo, arrojada a la hoguera, consumó felizmente su martirio, siete días antes que su madre santa Hilaria y tres criadas suyas fuesen con el mismo tormento coronadas.
  • En Autún, san Casiano, Obispo.
  • En Teano de Campania, san Páris, Obispo.
  • En Inglaterra, san Oswaldo, Rey, cuyos hechos conmemora san Beda el Venerable.
  • En el mismo día, santa Nona, que fue madre de los santos Gregorio Nacianceno, Cesáreo y Gorgonia.
Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

Gracias a Dios.


NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES

Juan, patricio romano, como careciese de hijos, decidió, con su mujer, consagrar sus bienes a la Santísima Virgen. Durante un buen tiempo le rogaron que les hiciese conocer qué empleo habrían de dar a sus riquezas. La Santísima Virgen se les apareció y les ordenó construir una iglesia en el lugar que, al día siguiente, encontrasen cubierto de nieve. El Papa Liberio tuvo la misma revelación, y, en pleno verano, se encontró una parte del monte Esquilino cubierto de nieve. Se edificó allí una iglesia bajo la advocación de Nuestra Señora de las Nieves o basílica Liberiana, hoy Santa María la Mayor. En el siglo VII fue en ella depositado el Pesebre de Belén.


MEDITACIÓN
SOBRE EL BUEN USO DE LAS RIQUEZAS

I. Si Dios te ha dado riquezas, debes hacer buen uso de ellas. Él te permite que emplees una parte para tu sostén, según tu condición, y conforme con las reglas del Evangelio. No las malgastes, pues, en locuras; no las emplees en satisfacer tu vanidad, en alimentar tu lujo, en procurarte criminales placeres. Sería oponerse al fin que se propuso Dios al concedértelas.

II. Dios quiere que emplees parte de tus riquezas en el decoro de sus templos y en el alivio de los pobres. ¿Qué mejor uso podrías hacer de ellas, sobre todo si no tienes hijos? Y si los tienes, ¿no es justo, acaso, que destines parte de tus bienes, adquiridos con tanto trabajo, en el alivio de tu propia alma, redimiendo tus pecados mediante tus limosnas? ¡Extraña ceguera! ¡Fatigase la gente por dejar muchos bienes sobre la tierra y no piensa en hacer que sus riquezas den frutos para la eternidad!

III. El apego que se tiene a los bienes de la tierra es la causa del mal uso que de ellos se hace. Será preciso dejarlos el día menos pensado, ¿por qué, pues, te condenas y te haces desgraciado aun en este mundo, para que aprovechen herederos ingratos que impacientemente esperan tu muerte? Se alegrarán ellos, mientras ardas tú por haberlos enriquecido; y si estás en el purgatorio, preferirán dejarte allí antes de sacrificar, para alivio de tu alma, la más mínima parte de las riquezas que tan locamente les abandonaste.


La devoción a la Santísima Virgen María.
Orad por las Congregaciones de María.


ORACIÓN
Dignaos, Señor, concedernos la salud del alma y del cuerpo; y acordadnos, por la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, que seamos librados de los males de la vida presente y que gocemos en el cielo de la eterna felicidad. Por J. C. N. S.




Fuentes: Martirologio Romano (1956), Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J., Tomo III; Patron Saints Index.








Sea todo a la mayor gloria de Dios.

Reflexión 217: El alma perezosa e inactiva

 



Reflexiones diarias sobre la Divina Misericordia
365 días con santa Faustina

Reflexión 217: El alma perezosa e inactiva

Agradamos al maligno cuando permitimos que nuestras almas se vuelvan perezosas y ociosas en las cosas de Dios. Un alma ociosa es aquella que no busca comprometerse con la vida de Dios. Un alma ociosa es aquella que es pasiva en las cosas espirituales en lugar de activa . Ser "pasivo" significa que la persona es algo indiferente a los asuntos de fe y moralidad. Hay poco interés en estas áreas y, como resultado, se les dedica muy poco esfuerzo. No deleites al maligno estando ocioso en tu vida espiritual. Vuélvete celoso, apasionado, trabajador, diligente y comprometido con el camino de la santidad. Busque encontrar a nuestro Señor, personalmente, a través de una vida de generosa entrega a Él. Y nunca te canses de hacerlo con todos los poderes de tu alma (Ver Diario # 1127).

¿Qué te apasiona? Por ejemplo, ¿tienes algún pasatiempo o pasatiempo? ¿Tiene alguna actividad que le encanta hacer y con la que pasa mucho tiempo? Aunque un pasatiempo puede ser saludable, su mayor “pasatiempo” debería ser buscar a Dios y servir su santa Voluntad. Nada en la vida debería tomar más tiempo y concentración que tu amor por Dios. Reflexione sobre lo determinado que está en su vida de fe. ¿Qué tan comprometido estás en construir una relación con tu Señor misericordioso? ¿Está inactivo o vago en esta área? Renueve su celo por Dios y permita que ese celo lo guíe hacia una relación cada vez más profunda con su Señor. Dale más de una hora a la semana y cosecharás las bendiciones de tu compromiso.

Señor, quiero ser santo. Sin embargo, me doy cuenta de que no deseo la santidad lo suficiente, prefiero ser ocioso y holgazán a veces. Por favor, aumenta mi celo y mi deseo de conocerte más. Y a medida que crezca en un amor más profundo por Ti, magnifica ese amor y ayúdalo a seguir creciendo de manera exponencial. Que nunca me canse de buscarte y amarte, querido Señor. Te doy mi vida Jesús, en Ti confío.



Enfrentando el miedo con esperanza 5 de agosto de 2021 Jueves de la Decimoctava Semana del Tiempo Ordinario

 


Reflexiones diarias católicas
¡Mi vida católica!

Enfrentando el miedo con esperanza
5 de agosto de 2021
Jueves de la Decimoctava Semana del Tiempo Ordinario
Lecturas de Hoy

Dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor — Memorial opcional


Entonces Pedro llevó a Jesús a un lado y comenzó a reprenderlo: “¡Dios no lo quiera, Señor! Nunca te sucederá tal cosa ". Se volvió y le dijo a Pedro: “¡Apártate de mí, Satanás! Eres un obstáculo para mí. No piensas como Dios, sino como piensan los seres humanos ". Mateo 16: 22–23

Qué declaración tan impactante debe haber sido la que Jesús le dijo a Pedro. "¡Apártate de mí Satanás!" Jesus dijo. En el párrafo anterior a este, Pedro profesó que Jesús era "el Cristo, el Hijo del Dios viviente". Jesús a su vez le dijo a Pedro que él era Petros y sobre esta petra construiría Su Iglesia. Petros es la palabra griega para una roca móvil y petra.era una base de roca sólida inamovible. Por lo tanto, se le dijo a Pedro que él sería la piedra, asentada sobre un fundamento sólido, por medio de la cual Jesús edificaría Su Iglesia. Jesús incluso le prometió a Pedro que recibiría las llaves del Reino y que todo lo que atara en la tierra quedaría atado en el cielo. Y luego, un párrafo después, Jesús reprende a Pedro por pensar “no como Dios” sino como un ser humano.

Jesús reprendió a Pedro porque Pedro no podía aceptar la enseñanza de Jesús sobre su pasión y muerte venideras. Jesús les dijo a Pedro y a los otros discípulos que pronto sufriría mucho, sería rechazado por el sumo sacerdote, los escribas y los ancianos, sería asesinado y luego resucitaría al tercer día. Entonces Pedro pasó de un anuncio profundo de fe, al miedo y al rechazo del plan divino de salvación. Y por eso Jesús pasó de confiarle mucha autoridad a Pedro a reprenderlo por su debilidad y temor.

El miedo es a menudo una pasión paralizante. Santo Tomás de Aquino explica que la pasión del miedo proviene de un mal futuro percibido. El dolor es la reacción normal a un sufrimiento presente, como la muerte de un ser querido. Pero cuando el sufrimiento percibido, o el mal aparente, es algo que aún no ha llegado, a menudo reaccionamos con miedo. Cuando ese miedo es causado por algo exterior y fuera de nuestro control, nos tienta a sentir conmoción, una sensación de agobio y ansiedad. En el caso de Pedro, la idea de Jesús sufriendo mucho y siendo asesinado fue más de lo que pudo aceptar. Entonces Pedro dice: “¡Dios no lo quiera, Señor! Nunca te sucederá tal cosa ".

La reprensión de Jesús a Pedro fue un acto de amor verdadero. Era una forma de liberarlo de la parálisis del miedo. Jesús quería que Pedro pensara con claridad y afrontara este sufrimiento futuro con valentía, aceptación, esperanza y fe. El valor proporciona fuerza. La aceptación cura la ansiedad. La esperanza produce alegría. Y la fe es el remedio para todos los miedos. Estas y otras virtudes similares eran necesarias si Pedro y los otros discípulos iban a poder soportar el sufrimiento y la pasión de Jesús. Necesitaban saber que este mal percibido iba a ser transformado por el Padre Celestial y utilizado para el mayor bien que el mundo jamás había conocido. Necesitaban saber que Jesús “debe ir a Jerusalén y sufrir mucho…” Era la voluntad del Padre. Y debido a que era la voluntad del Padre, el mayor bien vendría del mayor mal debido al poder omnipotente de Dios.

Reflexione hoy sobre aquello que le causa más miedo y ansiedad en su vida. Cuando miras hacia el futuro, ¿qué es lo que te paraliza o al menos te tienta a temer y a preocuparte? La verdad es que cualquier mal o sufrimiento que preveas tiene el potencial de producir el mayor bien en tu vida. Tu mente humana natural no puede discernir esto. Debemos esforzarnos por pensar como Dios, no como humanos, como dice Jesús. Trate de ver cualquier cosa que le cause ansiedad sólo a través de los ojos de Dios. Confíe en que, en la fe, Dios puede usar todo para bien. No dudes, pero cree y Dios comenzará a darte las muchas virtudes que necesitas para seguir adelante con paz, coraje y confianza.

Señor mío sufriente, te enfrentaste al mal que soportaste con el mayor valor y amor. Nunca cediste al miedo, sino que seguiste adelante, cumpliendo la voluntad del Padre. Dame la gracia que necesito para compartir tu fuerza para vencer todo lo que me tienta a temer. Te amo, mi Señor. Puedo confiar en ti para todas las cosas. Jesús, en Ti confío.





Adoración al Santísimo 🙏 Jueves 5 Agosto de 2021, Padre Osvaldo Ochoa - ...

Misa de hoy ⛪ Jueves 5 de Agosto de 2021, Padre Luis Enrique Orozco - Te...

Un cura habla de los «milagros» de las vigilias de sanación: la Adoración al Santísimo es el centro

 



 Un cura habla de los «milagros» de las vigilias de sanación: la Adoración al Santísimo es el centro

Vigilia de sanación

En estas vigilias de sanación el punto central es la adoración al Santísimo Sacramento

Son cada vez más numerosas las parroquias que están impulsando la adoración eucarística, algunas de ellas incluso de manera perpetua. Donde se da, los beneficios para los fieles que acuden e incluso para los vecinos del barrio son palpables, tal y como muestran los testimonios.

La exposición del Santísimo también tiene una especial relevancia en las vigilias de oración por los enfermos y los que sufren, en las que se da el don de curación. Estas celebraciones también van creciendo y el padre Alain-Marie Ratti recuerda que “la oración por los enfermos siempre ha existido, pero es cierto que la Iglesia parece redescubrirla en estos días”. Y esto es gracias, en buena parte, a los grupos carismáticos que han ido surgiendo en las últimas décadas por todo el orbe católico.

La revista Famille Chretienne ha publicado un reportaje sobre estas vigilias ante las numerosas gracias e incluso milagros que se han producido en ellas.  En concreto, se centra en la conocida noche de Rafael (Dios sana) que se celebra en la parroquia de la Inmaculada Concepción de Melun, localidad cercana a París.

El sacerdote Ratti es el que ha puesto en marcha estas vigilias y afirma que “es el Espíritu Santo y la Virgen María quienes me han embarcado en esta maravillosa aventura”.



El sacerdote Alain-Marie Ratti

El sacerdote Alain-Marie Ratti preside las noches de Rafael, en las que se han concedido ya numerosas gracias

"Transformó totalmente mi vida espiritual"

Este mismo sacerdote afirma que él mismo se benefició de una gracia sanadora durante una peregrinación a Medjugorje hace unos años. “Transformó totalmente mi vida espiritual, mi ministerio”, confiesa.

A la vuelta de aquella peregrinación y con el apoyo de su obispo, Jean-Yves Nahmias, titular de Meaux, fue madurando la idea de ponerlo en práctica en la diócesis. Y finalmente lo hizo, e incluso el obispo ha asistido a una de estas vigilias.

“Nuestras celebraciones están abiertas al máximo, todos pueden venir, creer o no creer. ¡Vamos, que no preguntamos nada!”, cuenta este sacerdote, que preside esta oración de sanación ante una iglesia abarrotada.

Esta celebración comienza con una canción de alabanza, después se produce la proclamación de la palabra de Dios, seguida de una predicación. “La cumbre de la tarde –afirma el padre Ratti- es la adoración del Santísimo Sacramento”.

Es en este momento cuando se producen las sanaciones, emocionales, sociales, psíquicas e incluso físicas. Así, además de milagros físicos existen gracias por un puesto de trabajo nuevo, paz interior tras una violación, reconciliaciones en una familia, o la llegada de un embarazo muy esperado…Las gracias pueden ser de lo más diversas.

"Nunca sé lo que va a pasar"

En el momento en el que el sacerdote se desplaza con la custodia que lleva el cuerpo de Cristo por toda la iglesia “nunca sé lo que va a pasar, no tengo ni idea”.

La música acompaña la oración, marcada por momentos de silencio. Mientras tanto, el padre Ratti, con los ojos cerrados, lleva la custodia. “Recibo movimientos espirituales. ¡Nunca había experimentado eso! Para mí, es un descubrimiento desde hace año y medio. Avanzo, vuelvo, voy a la derecha, a la izquierda, ‘planto’ el Santísimo Sacramento a la gente, aquí o allá, donde me siento atraído”.

Es entonces cuando se puede producir la sanación física o espiritual, o simplemente, que no es poco, la fuerza para seguir abrazando la Cruz.


Algunos 'milagros' concretos

Entre las cientos de personas que acuden están aquellos que han sido curados o han recibido alguna gracia especial y que desean dar gracias a Dios. Entre las asistentes se encontraba Arlette, una mujer de 59 años que sufría una extraña enfermedad que afirma que sólo 12 personas padecen en el mundo.

“Sentía mucho dolor, estrangulación y parálisis de la lengua, el paladar y todo el lado derecho de la garganta”. No podía comer, beber ni hablar y asegura que “me estaba consumiendo, no había solución”.

Vigilia de sanación

Con este panorama acudió a la vigilia de oración por los enfermos que se celebró en marzo de 2016 en esta iglesia francesa. Afirma que dos días después de postrarse ante el Santísimo aquel día sentí una presencia y como una voz le decía: “estás curada”. Aquellas convulsiones no regresaron y pudo volver a comer y aprender a hablar nuevamente.

"Jesús me salvó"

Los médicos confirmaron la curación pero no pudieron explicar cómo había sucedido. “Jesús me salvó”, respondió ella.

Entre los asistentes también estaba Florien, un joven de 24 años. Acude a todas las noches de Rafael para dar gracias a Dios por la milagrosa curación de su padre, que acudió a esta vigilia el pasado mes de mayo.

En un año había sufrido tres ictus, lo que le había dejado inmóvil. Desde aquella vigilia, su padre ha recuperado todas sus facultades y hace vida como antes de sufrir los ataques..

El primer llamamiento es a la conversión y luego el Señor puede dar la gracia de la sanación de sufrimientos, enfermedades, odios…Y frente a los escépticos o los temerosos ante estos dones, el padre Ratti se limita a citar a Santa Bernardita de Lourdes: “Me ha encargado decírtelo, no hacerte creer”.

 

(Publicado originariamente en ReL en diciembre de 2017)

«Tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres» (Mt 16,13-23)

 


«Tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres»  (Mt 16,13-23)


Rev. D. Joaquim MESEGUER García

(Rubí, Barcelona, España)

Hoy Jesús proclama afortunado a Pedro por su atinada declaración de fe: «Simón Pedro contestó: ‘Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo’. Replicando Jesús le dijo: ‘Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos’» (Mt 16,16-17). En esta felicitación Jesús promete a Pedro el primado en su Iglesia; pero poco después ha de hacerle una reconvención por haber manifestado una idea demasiado humana y equivocada del Mesías: «Tomándole aparte Pedro, se puso a reprenderle diciendo: ‘¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!’. Pero Él, volviéndose, dijo a Pedro: ‘¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!’» (Mt 16,22-23).

Hay que agradecer a los evangelistas que nos hayan presentado a los primeros discípulos de Jesús tal como eran: no como unos personajes idealizados, sino gente de carne y hueso, como nosotros, con sus virtudes y defectos; esta circunstancia los aproxima a nosotros y nos ayuda a ver que el perfeccionamiento en la vida cristiana es un camino que todos debemos hacer, pues nadie nace enseñado.

Dado que ya sabemos cómo fue la historia, aceptamos que Jesucristo haya sido el Mesías sufriente profetizado por Isaías y haya entregado su vida en la cruz. Lo que más nos cuesta aceptar es que nosotros tengamos que continuar haciendo presente su obra a través del mismo camino de entrega, renuncia y sacrificio. Imbuidos como estamos en una sociedad que propugna el éxito rápido, aprender sin esfuerzo y de modo divertido, y conseguir el máximo provecho con el mínimo de labor, es fácil que acabemos viendo las cosas más como los hombres que como Dios. Una vez recibido el Espíritu Santo, Pedro aprendió por dónde pasaba el camino que debía seguir y vivió en la esperanza. «Las tribulaciones del mundo están llenas de pena y vacías de premio; pero las que se padecen por Dios se suavizan con la esperanza de un premio eterno» (San Efrén).

Don de Consejo

 


 DON DE CONSEJO


“Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos” (sal 1, 1). Escucha, hijo mío, los consejos de tu padre, no rechaces la instrucción de tu madre: pues serán diadema en tu cabeza, como una gargantilla en tu cuello. Hijo mío, no te dejes seducir, no accedas a gente sin escrúpulos.” (Prov 1, 8-10), “Ahora, escúchame: te voy a dar un consejo, y que Dios esté contigo” (Ex 18, 19).

Busca el consejo de los sensatos; no desprecies los buenos consejos. Alaba al Señor Dios en todotiempo, ruégale que oriente tu conducta (Tb 4, 18).

Hijo mío, si aceptas mis palabras, si quieres conservar mis consejos, si prestas oído a la sabiduría y abres tu mente a la prudencia; si haces venir a la inteligencia y llamas junto a ti a la prudencia; si la procuras igual que el dinero y la buscas lo mismo que un tesoro, comprenderás lo que es temer al Señor y alcanzarás el conocimiento de Dios (Prov 2, 1-5).

UNA DESTREZA 

¡Qué diferente es escuchar música cuando se la sabe interpretar! Y ¡qué privilegio es conocer al autor y el sentido que él mismo da a su composición! Tuve el privilegio de escuchar de Narciso Yepes el sentido que daba a su oración al Espíritu Santo, cuando después de una monodia, el último compás terminaba en doble voz. Él me decía que ese instante, en el que se escuchaban dos voces, era el encuentro del orante con el Espíritu Santo. Y su hijo Ignacio, quien compuso la obra “Antes del Después” en homenaje a su padre, revela cómo expresa el latido del corazón hasta el momento supremo de la muerte. La monodia mozárabe, el canto gregoriano, la polifonía, el coro, la orquesta, los diversos instrumentos, llegan a arrebatar el corazón, y hasta en momentos hacen aflorar las lágrimas, como cuando la voz del contratenor en el Stabat Mater de Pergolesi, atraviesa el cielo.

UNA EXPERIENCIA:

San Agustín escribe sobre la música y el canto, y de él es el axioma: “Quien bien canta, ora dos veces”, e invita a cantar el cántico nuevo y se pregunta cómo cantar un cántico nuevo. Y responde que el cántico nuevo somos cada uno cuando entonamos la salmodia: “¿Os preguntáis cuáles son las alabanzas que hay que cantar? Habéis oído:Cantad al Señor un cántico nuevo. ¿Os preguntáis qué alabanzas? Resuene su alabanza en la asamblea de los fìeles. Su alabanza son los mismos que cantan. ¿Queréis alabar a Dios? Vivid de acuerdo con lo que pronuncian vuestros labios. Vosotros mismos seréis la mejor alabanza que podáis tributarle, si es buena vuestra conducta” (Sermón 34).

UNA SÚPLICA

Tú derramas sobre nosotros los siete dones; Tú el dedo de la mano de Dios, Tú el prometido del Padre, pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra. Entra hasta el fondo del alma, divina luz y enriquécenos. Mira el vacío del hombre si Tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.

Oración a Jesús Sacramentado

 



Oración a Jesús Sacramentado
Oh, amado Jesús.
Ayúdame a esparcir Tu fragancia
por donde quiera que vaya.
Inunda mi alma con Tu Espíritu y Vida.
Penetra y posee todo mi ser tan completamente, que mi vida entera sea
un resplandor de la Tuya.
Brilla a través de mi y permanece tan dentro de mi, que cada alma
con
que me encuentre pueda sentir Tu presencia en la mía.
¡Permite que no me vean a mi sino solamente a Jesús!
Quédate conmigo y empezaré a resplandecer como Tú, a brillar
tanto que pueda ser una luz para los demás. La luz oh, Jesús, vendrá
todade Tí, nada de ella será mía;
serás Tú quien resplandezca
sobre los demás a través de mi.
Brillando sobre quienes me rodean,
permíteme alabarte como mas te gusta.
Permíteme predicarte sin predicar,
no con palabras sino a través de mi ejemplo,
a través de la fuerza atractiva,
de la influencia armoniosa de todo lo que haga,
de la inefable plenitud del amor
que existe en mi corazón por Tí.
Amen.
Obtenido en: Grupo de Oración Santo Cura de Ars


jueves, 5 de agosto de 2021 Santo Evangelio 5 de Agosto 2021

 


 Texto del Evangelio (Mt 16,13-23):

 En aquellos días, llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?». Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas». Díceles Él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?». Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo». Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos». Entonces mandó a sus discípulos que no dijesen a nadie que Él era el Cristo.

Desde entonces comenzó Jesús a manifestar a sus discípulos que Él debía ir a Jerusalén y sufrir mucho de parte de los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, y ser matado y resucitar al tercer día. Tomándole aparte Pedro, se puso a reprenderle diciendo: «¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!». Pero Él, volviéndose, dijo a Pedro: «¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!».




«Tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres»


Rev. D. Joaquim MESEGUER García

(Rubí, Barcelona, España)

Hoy Jesús proclama afortunado a Pedro por su atinada declaración de fe: «Simón Pedro contestó: ‘Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo’. Replicando Jesús le dijo: ‘Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos’» (Mt 16,16-17). En esta felicitación Jesús promete a Pedro el primado en su Iglesia; pero poco después ha de hacerle una reconvención por haber manifestado una idea demasiado humana y equivocada del Mesías: «Tomándole aparte Pedro, se puso a reprenderle diciendo: ‘¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!’. Pero Él, volviéndose, dijo a Pedro: ‘¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!’» (Mt 16,22-23).

Hay que agradecer a los evangelistas que nos hayan presentado a los primeros discípulos de Jesús tal como eran: no como unos personajes idealizados, sino gente de carne y hueso, como nosotros, con sus virtudes y defectos; esta circunstancia los aproxima a nosotros y nos ayuda a ver que el perfeccionamiento en la vida cristiana es un camino que todos debemos hacer, pues nadie nace enseñado.

Dado que ya sabemos cómo fue la historia, aceptamos que Jesucristo haya sido el Mesías sufriente profetizado por Isaías y haya entregado su vida en la cruz. Lo que más nos cuesta aceptar es que nosotros tengamos que continuar haciendo presente su obra a través del mismo camino de entrega, renuncia y sacrificio. Imbuidos como estamos en una sociedad que propugna el éxito rápido, aprender sin esfuerzo y de modo divertido, y conseguir el máximo provecho con el mínimo de labor, es fácil que acabemos viendo las cosas más como los hombres que como Dios. Una vez recibido el Espíritu Santo, Pedro aprendió por dónde pasaba el camino que debía seguir y vivió en la esperanza. «Las tribulaciones del mundo están llenas de pena y vacías de premio; pero las que se padecen por Dios se suavizan con la esperanza de un premio eterno» (San Efrén).


miércoles, 4 de agosto de 2021

PARA TENER EL ESPÍRITU DE ORACIÓN Y DEVOCIÓN Jueves,5 de agosto del 2021.




PARA TENER EL ESPÍRITU DE ORACIÓN Y DEVOCIÓN

Pensamiento bíblico:

Dice san Pablo a los Gálatas: -Hermanos: Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción (Ga 4,4-5).

Pensamiento franciscano:

Así cierra santa Clara su Testamento: -Doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, para que, teniendo a nuestro favor los méritos de la gloriosa Virgen santa María, su Madre, y de nuestro bienaventurado padre Francisco y de todos los santos, el mismo Señor que nos dio el buen principio, nos dé también el incremento y la perseverancia final. Amén (TestCl 77-78).

Orar con la Iglesia:

Acudamos a la Virgen santa María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, para que interceda por nosotros y por todos los hombres.

-Por la santa Iglesia de Dios: para que sea en el mundo entero signo eficaz de la fe, la esperanza y la caridad de Jesucristo.

-Por los gobernantes de las naciones: para que colaboren sin desfallecer en el establecimiento de la justicia y de la paz para todos.

-Por todos los que sufren, en particular los màs pobres y desvalidos: para que sean socorridos en su necesidad y se sientan predilectos de María y de nosotros.

-Por nosotros mismos y por nuestros difuntos: para que alcancemos la paz y el gozo eterno que Dios nos tiene prometido.

Oración: Te pedimos, Dios de bondad, que des cumplimiento a nuestras plegarias, pues las hemos confiado a la Virgen santa María, Madre de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


 

Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo

 

Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo

Jueves 5 de agosto

¡Paz y Bien!

Evangelio

Mateo 16, 13-23

En aquel tiempo, cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: "¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?" Ellos le respondieron: "Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o alguno de los profetas".

Luego les preguntó: "Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?" Simón Pedro tomó la palabra y le dijo: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo".

Jesús le dijo entonces: "¡Dichoso tú, Simón, hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado ningún hombre, sino mi Padre, que está en los cielos! Y yo te digo a ti que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Los poderes del infierno no prevalecerán sobre ella. Yo te daré las llaves del Reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo". Y les ordenó a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.

A partir de entonces, comenzó Jesús a anunciar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén para padecer allí mucho de parte de los ancianos, de los sumos sacerdotes y de los escribas; que tenía que ser condenado a muerte y resucitar al tercer día.

Pedro se lo llevó aparte y trató de disuadirlo, diciéndole: "No lo permita Dios, Señor. Eso no te puede suceder a ti". Pero Jesús se volvió a Pedro y le dijo: "¡Apártate de mí, Satanás, y no intentes hacerme tropezar en mi camino, porque tu modo de pensar no es el de Dios, sino el de los hombres!"

Palabra del Señor

Reflexión

Este riquísimo pasaje tendría muchos elementos para nuestra reflexión (el primado de Pedro, el reconocer a Jesús como Mesías personal, la respuesta de Jesús a Pedro), sin embargo, quisiera centrar nuestra meditación en un elemento que a veces pasa desapercibido y es la relación que hay entre la misión de Cristo y la cruz.

El evangelista nos dice que después de que Jesús se les descubre ya abiertamente como el Mesías, el Hijo de Dios, "Jesús comenzó a anunciar que tenía que sufrir mucho y morir". De acuerdo a la mayoría de los exégetas, Jesús buscaba con esto, quitar de la mente de sus discípulos, la idea triunfalista que el judaísmo tenía en relación al Mesías. El Mesías no sería un Rey que gobierna desde un palacio, sino un Rey que reina desde una Cruz, y sus discípulos, si querían pertenecer al reino de este rey, deberían aceptarlo como tal.

La reacción de Pedro manifiesta, no sólo el amor por el Maestro, sino la actitud errónea de los cristianos, de buscar un paraíso sin cruz, un Mesías sin pasión. Por ello, Jesús los invita a reflexionar y a no pensar como los demás, sino a entrar en su corazón y aceptar el misterio de la Cruz. Es, pues, importante que nosotros, en medio de este mundo que nos invita al confort y a evitar a toda costa el sufrimiento, aceptemos que el seguimiento de Jesús, forzosamente pasa por la Cruz.

Los falsos paraísos propuestos por el mundo terminan siempre en desilusión; el camino de la resurrección pasa siempre por el dolor, por el dolor redentor. No tengas miedo de caminar detrás de Jesús, su amor te sostendrá a cada paso.

¡Feliz Jueves!

Fr. Arturo Ríos Lara, ofm

Liturgia de la Palabra:




Liturgia de la Palabra:

05/08/2021
Jueves de la decimoctava semana de Tiempo Ordinario.
PRIMERA LECTURA
Brotó agua abundantemente.
Lectura del libro de los Números 20, 1-13
En aquellos días, la comunidad entera de los hijos de Israel llegó al desierto de Sin el mes primero, y el pueblo se instaló en Cadés. Allí murió María y allí la enterraron.
Faltó agua a la comunidad y se amotinaron contra Moisés y Aarón. El pueblo protestó contra Moisés, diciendo:
«¡Ojalá hubiéramos muerto como nuestros hermanos, delante del Señor! ¿Por qué has traído a la comunidad del Señor a este desierto, para que muramos en él, nosotros y nuestras bestias? ¿Por qué nos has sacado de Egipto para traernos a este sitio horrible, que no tiene grano ni higueras ni viñas ni granados ni agua para beber?».
Moisés y Aarón se apartaron de la comunidad y se dirigieron a la entrada de la Tienda del Encuentro, y se postraron rostro en tierra delante de ella. La gloria del Señor se les apareció, y el Señor dijo a Moisés:
«Coge la vara y reunid la asamblea, tú y tu hermano Aarón, y habladle a la roca en presencia de ellos y ella dará agua. Luego saca agua de la roca y dales de beber a ellos y a sus bestias».
Moisés retiró la vara de la presencia del Señor, como se lo mandaba. Moisés y Aarón reunieron la asamblea delante de la roca; Moisés les dijo:
«Escuchad, rebeldes: ¿Creéis que podemos sacaros agua de esta roca?».
Moisés alzó la mano y golpeó la roca con la vara dos veces, y brotó agua tan abundante que bebió toda la comunidad y las bestias.
El Señor dijo a Moisés y a Aarón:
«Por no haberme creído, por no haber reconocido mi santidad en presencia de los hijos de Israel, no haréis entrar a esta comunidad en la tierra que les he dado».
(Esta es Fuente de Meribá, donde los hijos de Israel disputaron con el Señor, y él les mostró su santidad).
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL 94, 1-2. 6-7. 8-9
R. Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor:
«No endurezcáis vuestro corazón.»
Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos. R.
Entrad, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía. R.
Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba
y me tentaron, aunque habían visto mis obras». R.

Aleluya Mt 16,18
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia,
y el poder del infierno no la derrotará. R.

EVANGELIO
Tú eres Pedro y te daré las llaves del reino de los cielos.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 16, 13-23
En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?».
Ellos contestaron:
«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas».
Él les preguntó:
«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?».
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo».
Jesús le respondió:
«¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.
Ahora yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en los cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en los cielos»
Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.
Desde entonces comenzó Jesús a manifestar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día.
Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo:
«¡Lejos de ti tal cosa, Señor! Eso no puede pasarte».
Jesús se volvió y dijo a Pedro:
«¡Ponte detrás de mí, Satanás! Eres para mí piedra de tropiezo, porque tú piensas como los hombres, no como Dios».
Palabra del Señor