viernes, 19 de enero de 2018

Misa Viernes 19 de Enero de 2018 - Tele VID

Llegada y ceremonia de bienvenida al Papa en Perú - Tele VID

Evangelio y Lecturas de la Misa de hoy Viernes 19 de Enero de 2018.

Evangelio y homilía del viernes 19 de enero de 2018 (de nazaret.tv)


  Muy Estimado José: 

¿Cuántas veces el Papa Francisco ha pedido que recen por él? 

¿Cómo no relacionar esos pedidos con la gran devoción que la Virgen Santísima inspiró a los tres videntes de Fátima por el Santo Padre, por quien rezaban constantemente?

Y aquella impresionante visión que tuvo la pequeña santa Jacinta de Fátima: 

—“Vi al Santo Padre en una casa muy grande, de rodillas delante de una mesa, con las manos en la cara llorando. Fuera de la casa había mucha gente y unos le tiraban piedras, otros lo maldecían y le decían muchas palabras feas. ¡Pobrecito del Santo Padre! Tenemos que pedir mucho por él” (Hna. Lucía, Memorias III, p. 90). 

Encienda pues, hoy mismo, una vela por el Santo Padre en el Oratorio de Nuestra Señora de Fátima. 
Y para que su visita al Perú traiga los mayores beneficios para la Iglesia y la sociedad peruana.


En Jesús y María,
Héctor Arzubialde

Héctor Arzubialde 
Voluntario
Campaña "El Perú necesita de Fátima"
www.fatima.pe

El Papa en Perú

Publicado por  en 18 \18\UTC enero \18\UTC 2018


elpapaenperu01
corazon-de-las-manos-162589



ORAR CON EL CORAZÓN ABIERTO
Meditaciones diarias para un sincero diálogo con Dios


Lo habitual es organizar nuestra actividad diaria sin tener en cuenta que puede acontecer un hecho imprevisto. Comprensible. Pero siempre existen circunstancias, acontecimientos o situaciones, ajenos a nuestra voluntad, que pueden surgir de manera inesperada, que trastocan nuestra vida, nos hacen perder la paz, provocan un cambio brusco en nuestro estado de ánimo e, incluso, generan ansiedad y desconcierto incontrolado. Son las contradicciones de nuestra vida. La solución es contemplar a Cristo.
Leyendo los textos evangélicos comprendemos que los imprevistos forman parte de nuestra vida, como lo fueron en la vida del Señor, algunos de ellos incluso rozando el desatino y el absurdo. En el caso de Jesús las embestidas dialécticas de los fariseos, la torpeza de sus discípulos, el agotamiento físico, la incredulidad de sus conciudadanos de Nazareth, las tentaciones del demonio, los lamentos de los que se acercaban a Él buscando curación o milagros, los reproches de tantos y la incomprensión de la mayoría.

LA MEDITACIÓN.




La oración mental o meditación es, más que conveniente, necesaria para el progreso de la vida espiritual. Ya decía San Alfonso María de Ligorio que “el pecado puede existir en nosotros junto a otros ejercicios de piedad, pero no pueden cohabitar la meditación y el pecado: o el alma deja la meditación o deja el pecado”.
El amigo busca al amigo. Nuestra relación con Dios se establece por el ejercicio de las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Son ellas las que deben establecer esa divina comunicación “con quien sabemos que nos ama” (Santa Teresa). Por ello la meditación no exige técnicas depuradas, aun cuando éstas nos puedan ayudar. “Si amáramos a Dios, la oración nos sería tan natural como la respiración” (San Juan María Vianney). Los antiguos monjes se unían a Dios por la repetición afectuosa de jaculatorias.
La esencia, el alma de la oración o meditación es el trato de amistad con Dios, es decir, el mutuo conocerse y contemplarse y el mutuo amarse. Así precisamente la definió Santa Teresa: “Es tratar de amistad con aquél que nos ama”.

¿Con quién sufrimos?



por Rosas para la Gospa
«¡La Virgen María nos ha dado un extraordinario mensaje! Intentaré explicarlo. Una herida se abre en nuestro interior cuando sufrimos, y esta herida nos hace vulnerables y muy sensibles. Demasiado satisfecho por vernos así debilitados, Satanás aprovecha la ocasión e intenta infectar aquella herida abierta, inyectándole sus propios venenos, sus propios pensamientos. Sugerirá a nuestra conciencia argumentos sutiles y perversos, sirviéndose de nuestra naturaleza dañada por el pecado. Nos hará creer que aquellas sugerencias provienen de nosotros mismos.
Por ejemplo, la desesperación: “¡Con todo lo que ya has padecido, no podrás soportar otro nuevo golpe; es mejor que te liquides!
La duda sobre el amor de Dios: “¿Crees que Dios te ama? ¡De ninguna manera! ¡Mira lo que te ha mandado! ¡Abandona la misa y tus oraciones: son una pérdida de tiempo; a ese Dios tú no le importas!”
La rebelión: “¿Por qué me cayó esta prueba? ¿Por qué Dios me robó a mi marido aún joven, cuando mi vecina que no cree en nada todavía tiene al suyo? ¡Qué injusticia!
La amargura: “Bueno, ahora, se terminó. Me cierro y me encierro en mí misma y que me dejen tranquila, mi vida ya no tiene sentido.
El odio: “A esta persona que te hizo tanto daño la debes odiar y vengarte a lo grande! ¡Así pagará todo lo que te hizo y se la verá negra!

NUESTRO CENTRO DEBE SER EL AMOR

“Siempre que alguien nos hiere, ofende, ignora o rechaza, se produce en nosotros una profunda protesta interior.
Puede tratarse de furia o depresión, de deseo de venganza o incluso del impulso de causarnos daño nosotros mismos.
Podemos sentir una profunda urgencia de vengar nuestra herida, o bien refugiarnos en un sentimiento suicida de autodesprecio.
Aunque estas reacciones extremas puedan parecer excepcionales, nunca son ajenas a nuestros corazones.
Durante largas noches le damos vueltas a menudo a las palabras o acciones con que hubiéramos podido responder a lo que nos dijeron o hicieron otros.
Justo en ese momento es cuando hemos de desenterrar nuestros recursos espirituales y encontrar el centro en nuestro interior, ese centro que está mucho más allá de nuestra necesidad de herir a otros o herirnos a nosotros mismos, ……..el centro donde somos libres para perdonar y amar.”

Problema con Dios?




Caricias para el Alma


“¿Por qué ha creado Dios un mundo con tantas catástrofes?”


Tenemos un problema con nuestro Dios. Quizá porque cuando decimos que es creador, no sabemos exactamente lo que decimos. Y lo mismo ocurre cuando decimos en el Credo “todopoderoso”. ¡Nuestras ideas del poder son tan raras!  La psicología lo confirma, pero el problema no se arregla. El todopoderoso nos evoca visiones de poder o de autoridad, en el sentido más estricto del término (etimológicamente, la autoridad va ligada a la idea de permitir crecer y ayudar al crecimiento).

De este modo, nuestro Dios está en nuestros pensamientos más o menos vaporosos o desdibujados, un poco mágicos o a veces incluso mucho más. El que lo puede todo, en un instante, de un vistazo, ha permitido que suceda lo que ha ocurrido en esos países asolados por el maremoto.

Se nos ocurre pensar que también él, como nosotros, podría ser caprichoso, decidir cosas erróneamente como un propietario caprichoso del mundo. He aquí cómo amontonamos en Dios, como consecuencia de generaciones enteras, ideas torcidas y demasiado semejantes a las nuestras. Ahora bien, la Biblia nos dice que esto no es tan simple.

La Revelación corrige poco a poco nuestras ideas sobre Dios.

jueves, 18 de enero de 2018

Liturgia de las horas P. Paco Rebollo SIERVOS DEL DIVINO AMOR. OFICIO DE LECTURA, LAUDES, HORAS INTERMEDIAS, VÍSPERAS Y COMPLETAS. 19 DE ENERO VIERNES II DEL T. ORDINARIO

La imagen puede contener: texto



Liturgia de las horas

RESPUESTAS DE FEPALABRA DE DIOS DIARIAEL SANTO DEL DÍA


De la Feria. Salterio II

OFICIO DE LECTURA

INVITATORIO

Si ésta es la primera oración del día:

V. Señor abre mis labios
R. Y mi boca proclamará tu alabanza

Se añade el Salmo del Invitatorio con la siguiente antífona:

Ant. El Señor es bueno, bendecid su nombre.

Salmo 94 INVITACIÓN A LA ALABANZA DIVINA

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos.

Porque el Señor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes;
suyo es el mar, porque él lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.

Venid, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía.

Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba
y dudaron de mí, aunque habían visto mis obras.

Santo Rosario en Video - Misterios de Dolor - Martes y Viernes

Aprende a Orar Reflexiones Homilías Papa Francisco El amor es la medida de la fe y la fe es el alma del amor



 El primer mandamiento

Ángelus del Papa. 26 octubre 2014


Por: Papa Francisco | Fuente: es.radiovaticana.va 


¡Queridos hermanos y hermanas buenos días!

El Evangelio de hoy nos recuerda que toda la Ley divina se resume en el amor por Dios y por el prójimo. El Evangelista Mateo cuenta que algunos fariseos se pusieron de acuerdo para probar a Jesús (cfr 22,34-35). Uno de ellos, un doctor de la ley, le dirige esta pregunta : «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?»(v. 36). Jesús, citando el Libro del Deuteronomio, responde: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Este es el más grande y el primer mandamiento» (vv. 37-38). Habría podido detenerse aquí. En cambio Jesús agrega algo que no había sido preguntado por el doctor de la ley. De hecho dice: «El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (v. 39). Este segundo mandamiento tampoco lo inventa Jesús, sino que lo retoma del Libro del Levítico. Su novedad consiste justamente en el juntar estos dos mandamientos – el amor por Dios y el amor por el prójimo – revelando que son inseparables y complementarios, son las dos caras de una misma medalla. No se puede amar a Dios sin amar al prójimo y no se puede amar al prójimo sin amar a Dios. El Papa Benedicto nos ha dejado un bellísimo comentario sobre este tema en su primera Encíclica Deus caritas est (nn. 16-18).

En efecto, la señal visible que el cristiano puede mostrar para testimoniar el amor de Dios al mundo y a los demás, a su familia, es el amor por los hermanos. El mandamiento del amor a Dios y al prójimo es el primero no porque está encima del elenco de los mandamientos. Jesús no lo coloca al vértice, sino al centro, porque es el corazón desde el cual debe partir todo y hacia donde todo debe regresar y servir de referencia.

Vivir en la libertad de la ley del amor



Santo Evangelio según San Marcos 3, 13-19. Viernes II del Tiempo Ordinario.


Por: H. Adrián Olvera, L.C. | Fuente: missionkits.org 


En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor renuévame..., renueva mi corazón.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)


Del santo Evangelio según san Marcos 3, 13-19

En aquel tiempo, Jesús subió al monte, llamó a los que él quiso, y ellos lo siguieron. Constituyó a doce para que se quedaran con él, para mandarlos a predicar y para que tuvieran el poder de expulsar a los demonios.

Constituyó entonces a los doce: a Simón, al cual le impuso el nombre de Pedro; después, a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, a quienes dio el nombre de Boanergues, es decir "hijos del trueno"; a Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Cananeo y a Judas Iscariote, que después lo traicionó.

Orar con el Evangelio 19 01 2018 (Marcos 3, 13-19). Tú eres la alegría

Evangelio 19 enero 2018 (Marcos 3, 13-19). ¿Qué es tener vocación?

LA GRACIA del Viernes 19 de Enero de 2018

Vie 19 Ene Evangelio del día Segunda semana del Tiempo Ordinario - Año Par

La imagen puede contener: comida

Logo dominicosdominicos


“ Los hizo sus compañeros para enviarlos a predicar ”
Primera lectura
Lectura del primer libro de Samuel 24,3-21
“En aquellos días, Saúl, con tres mil soldados de todo Israel, marchó en busca de David y su gente hacia las Peñas de los Rebecos; llegó a unos apriscos de ovejas junto al camino, donde había una cueva, y entró a hacer sus necesidades. David y los suyos estaban en lo más hondo de la cueva, y le dijeron a David sus hombres: Este es el día del que te dijo el Señor: Yo te entrego tu enemigo. Haz con él lo que quieras. Pero él les respondió:¡Dios me libre de hacer eso a mi señor, el ungido del Señor, extender la mano contra él! Y les prohibió enérgicamente echarse contra Saúl, pero él se levantó sin meter ruido y le cortó a Saúl el borde del manto, aunque más tarde le remordió la conciencia por haberle cortado a Saúl el borde del manto. 
Cuando Saúl salió de la cueva y siguió su camino, David se levantó, salió de la cueva detrás de Saúl y le gritó: ¡Majestad! Saúl se volvió a ver, y David se postró rostro en tierra rindiéndole vasallaje. Le dijo: ¿Por qué haces caso a lo que dice la gente, que David anda buscando tu ruina? Mira, lo estás viendo hoy con tus propios ojos: el Señor te había puesto en mi poder dentro de la cueva; me dijeron que te matara, pero te respeté y dije que no extendería la mano contra mi señor, porque eres el ungido del Señor. Padre mío, mira en mi mano el borde de tu manto: si te corté el borde del manto y no te maté, ya ves que mis manos no están manchadas de maldad, ni de traición, ni de ofensa contra ti, mientras que tú me acechas para matarme. Que el Señor sea nuestro juez. Y que él me vengue de ti; que mi mano no se alzará contra ti. Como dice el viejo refrán: La maldad sale de los malos..., mi mano no se alzará contra ti. ¿Tras de quién ha salido el rey de Israel? ¿A quién vas persiguiendo? ¡A un perro muerto, a una pulga! El Señor sea juez y sentencie nuestro pleito, vea y defienda mi causa, librándome de tu mano. 
Cuando David terminó de decir esto a Saúl, Saúl exclamó: Pero ¿es ésta tu voz, David, hijo mío? Luego levantó la voz, llorando, mientras decía a David: ¡Tú eres inocente, y no yo! Porque tú me has pagado con bienes, y yo te he pagado con males; y hoy me has hecho el favor más grande, pues el Señor me entregó a ti y tú no me mataste. Porque si uno encuentra a su enemigo, ¿lo deja marchar por las buenas? ¡El Señor te pague lo que hoy has hecho conmigo! Ahora, mira, sé que tú serás rey y que el reino de Israel se consolidará en tu mano”.

¿Quiénes son tus modelos de rol? Casado Celebridades vs. Santos Casados

Blake Shelton y Miranda Lambert ganaron grandes titularesrecientemente anunció su divorcio, después de solo cuatro años de matrimonio. Esto siguió inmediatamente a Jennifer Garner y Ben Affleck, quienes salieron con sus propias noticias de divorcio unas semanas antes. Voy a seguir adelante y lo admitiré: estaba alentando a las dos parejas, y las noticias me entristecieron. Junto con el resto del mundo de la observación de celebridades, me pregunté qué fue tan mal en estas vidas. Ambas parecían, en apariencia, tomarse en serio sus matrimonios. Para encontrar consuelo y ciertamente un consejo digno, recurrí a dos matrimonios ejemplares, Louis, Zelie Martin y Karl y Zita de Austria. Las vidas sagradas raramente llaman la atención sobre ellas mismas, sin embargo, cuando se examinan a menudo demuestran ser fascinantes y dramáticas, y pueden servir para iluminar los errores cometidos por aquellos matrimonios que pasan a ser objeto de fama.
Bendecidos (que pronto serán santos) Louis y Zelie Martin, los padres de Santa Teresa conocían el orden correcto de sus amores. Pon a Dios primero, y luego ama a tu cónyuge con el amor de Dios mismo. Como lo dice Fran Renda, en una introducción a A Call to a Deeper Love"El amor de Louis y Zélie fue un amor eucarístico centrado en el misterio pascual. Entendieron la importancia del sacrificio para que su amor crezca y la necesidad de morir a sí mismos para vivir, como Jesús dijo en Juan 12:24: "A menos que un grano de trigo caiga al suelo y muera, solo queda un solo grano; pero si muere, da mucho fruto '". Un detalle notable muestra el desinterés de su devoción. Siempre lleno de preocupación por el bienestar de su esposa, y consciente de sus largas luchas con la ansiedad, Louis eventualmente sacrificó su propia carrera como artesano de metal, una carrera que demoró años de esfuerzo y esfuerzo para construir, y en su lugar asumió la parte de representante de negocios para el comercio de encaje de Zelie. Para darle más disponibilidad a sus hijos, ahorrarle tiempo y viajes, además de aliviar su preocupación por su negocio, abandonó el suyo. El fruto de tal desinterés solo puede ser el amor. Las cartas de Louis y Zelie dan testimonio de su profundo y romántico amor mutuo. Ella le escribe en una: "Te beso de todo corazón". Estoy tan feliz hoy al pensar en verte que no puedo trabajar. Su esposa que lo ama más que a su vida ". Deseaban amar a Dios sobre todas las criaturas, y sabían que la Eucaristía era el Objeto y la Fuente de su amor. Adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento no solo cuidó el fuego del amor divino, sino que nutrió su amor mutuo. Estoy tan feliz hoy al pensar en verte que no puedo trabajar. Su esposa que lo ama más que a su vida ". Deseaban amar a Dios sobre todas las criaturas, y sabían que la Eucaristía era el Objeto y la Fuente de su amor. Adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento no solo cuidó el fuego del amor divino, sino que nutrió su amor mutuo. Estoy tan feliz hoy al pensar en verte que no puedo trabajar. Su esposa que lo ama más que a su vida ". Deseaban amar a Dios sobre todas las criaturas, y sabían que la Eucaristía era el Objeto y la Fuente de su amor. Adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento no solo cuidó el fuego del amor divino, sino que nutrió su amor mutuo.