lunes, 29 de mayo de 2017

LA GRACIA del Martes 30 de Mayo de 2017

Orar con el Evangelio 30 05 2017 (Juan 17, 1-11a). Oración de preparació...

Evangelio del día (Martes, 30 de Mayo 2017) Mateo Capitulo 13

Evangelio 30 mayo 2017 (Juan 17, 1-11a). Se acerca algo grande

El significado oculto de la nube de tormenta Dios de Trabajo STEPHEN BEALE

¿Quién es ése que oscurece el consejo con palabras de la ignorancia?
Con estas palabras Dios aparece desde un torbellino, o nube de tormenta, a Job, el personaje abatido Antiguo Testamento que había perdido a su familia, la salud y la riqueza de una serie de infortunios. Ya que el trabajo había vacilado entre quejándose de su miseria y pidiendo a Dios que le permitiera defender su inocencia delante de él.
Y así, finalmente, en Job 38, aparece Dios.
Esta teofanía es exactamente lo que Job había exigido pero nada como lo que había esperado.
“Entonces me llama, y responderé; O yo hablaré primero, y me contesto, había dicho”Job ( Job 13:22 ). Más tarde, imaginando lo que sería como a la suerte de Dios, Job dijo que estaba listo para presentar su caso ante el Todopoderoso: “Me expuesto mi caso ante él, llena mi boca de argumentos” ( Job 23: 4 ).

Evangelio del día (Lunes, 29 de Mayo 2017) Mateo Capitulo 13

Pentecostés 2017 TeleVID

¿Después de la Ascensión, qué?

Reflexiones Pascua y Pentecostés

¡No podemos quedarnos mirando al Cielo! Ahora nos toca a nosotros ser la voz de Jesús para alentar y consolar.


Por: Karime Alle | Fuente: Catholic.net 



Después de la Ascensión ya no va a ser Jesús el que anuncie la Buena Nueva. Ahora nos toca a nosotros, sus discípulos, hacerlo. Los Sacerdotes predicando(sobre todo)con la palabra, los laicos predicando (sobre todo) con el ejemplo, los padres de familia predicando con la palabra y el ejemplo.

Después de la Ascensión ya no va a ser Jesús el que compadezca a los pobres y lo enfermos. Ahora nos toca a nosotros.

Para que tengan paz en mí

San Juan 16, 29-33. VII Lunes de Pascua


Por: H. Balam Loza, LC | Fuente: www.missionkits.org 



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!
Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)
Señor, Jesús, aquí estoy para cumplir tu voluntad. Haz de mí lo que quieras y llévame allá donde necesites; llévame con aquellas personas que necesitan escuchar tus palabras de esperanza. Dame las fuerzas para no callar delante de aquellos que no quieren escuchar tu palabra. Vengo para hacer tu voluntad.
Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Juan 16, 29-33
En aquel tiempo, los discípulos le dijeron a Jesús: "Ahora sí nos estás hablando claro y no en parábolas. Ahora sí estamos convencidos de que lo sabes todo y no necesitas que nadie te pregunte. Por eso creemos que has venido de Dios".

La Asención del Señor

dMGL_2_Ascencion
El Día de la Ascensión es una fiesta cristiana que se celebra cuarenta días después del domingo de resurrección (durante el Tiempo pascual) y que conmemora la ascensión de Jesucristo al cielo en presencia de sus discípulos tras anunciarles que les enviaría el Espíritu Santo. La doctrina cristiana sostiene comúnmente que Cristo ascendió en forma física al Cielo tras su Resurrección en presencia de sus Apóstoles. Se entiende por “ascender al cielo” una unión física con Dios Padre y no una transformación espiritual del individuo como es habitual en las experiencias místicas de otras religiones. Este aspecto del misterio pascual se relaciona con la importancia dada por la teología cristiana a la corporeidad, que la Palabra de Dios asumió en la Encarnación, que es glorificada en la Ascensión de Cristo a la derecha de Dios Padre y que los muertos recobrarán, de alguna manera, en la Resurrección del fin de los tiempos. Se narra este episodio en Marcos 16, 19; Lucas 24, 50-51 y Hechos de los Apóstoles 1, 9-11. La liturgia cristiana afirma la Ascensión en el Credo de Nicea-Constantinopla y en el Credo de los Apóstoles.

La Ascensión del Señor //Proselitismo



Brisa Andina
Caricias para el Alma
PUBLICADO EN AMOR, CONFIANZA, ESPERANZA, EVANGELIO, PASCUA, TERNURA, VIDA, VOCACION
La Ascensión del Señor //Proselitismo
Publicado el 28 mayo, 2017
      

“Jesús les dijo: Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado” (Mt 28, 18-20)



Hay dos modos de ser enviados: yéndose a otro lugar o permaneciendo en el mismo sitio, pero de otra manera. A todos nos dice el Señor: Id y predicad para hacer cristianos. En la encíclica Redemptoris missio, Juan Pablo II insistía en que no basta con el buen ejemplo o en dar criterios cristianos, es necesario convertir a las personas, hacer cristianos.

El proselitismo no es una posibilidad conveniente, sino un mandato de Cristo a cada cristiano. Porque es necesario que las personas crean y se bauticen, es decir, conozcan bien la doctrina cristiana y vivan la radicalidad del evangelio. El proselitismo es también necesario para que el Reino de Cristo crezca y todos los hombres de Toda raza, pueblo y barrio alaben a Dios con sus vidas como se debe alabar a Dios.

Cuarto Día de la Novena por la Unción del Espíritu Santo

Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Acto de consagración al Espíritu Santo diario
Recibid ¡oh Espíritu Santo!, la consagración absoluta de todo mi ser, que os hago en este día para que os dignéis ser en adelante, en cada uno de los instantes de mi vida, en cada una de mis acciones, mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza, y todo el amor de mi Corazón.
Me abandono sin reservas a vuestras divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a vuestras santas inspiraciones.
¡Oh Santo Espíritu! Dignaos formarme con María y en María, según el modelo de vuestro amado Jesús.
Gloria al Padre Creador. Gloria al Hijo Redentor. Gloria al Espíritu Santo Santificador. Amén.
Oración por los 7 dones del Espíritu Santo
Oh, Señor Jesucristo, que antes de ascender al cielo prometiste enviar al Espíritu Santo para completar tu obra en las almas de tus Apóstoles y discípulos, dígnate concederme el mismo Espíritu Santo para que Él perfeccione en mi alma la obra de tu gracia y de tu amor. Concédeme el Espíritu de Sabiduría para que pueda despreciar las cosas perecederas de este mundo y aspirar sólo a las cosas que son eternas, el Espíritu de Entendimiento para iluminar mi mente con la luz de tu divina verdad, el Espíritu de Consejo para que pueda siempre elegir el camino más seguro para agradar a Dios y ganar el Cielo, el Espíritu de Fortaleza para que pueda llevar mi cruz contigo y sobrellevar con coraje todos los obstáculos que se opongan a mi salvación, el Espíritu de Conocimiento para que pueda conocer a Dios y conocerme a mí mismo y crecer en la perfección de la ciencia de los santos, el Espíritu de Piedad para que pueda encontrar el servicio a Dios dulce y amable, y el Espíritu de Temor de Dios para que pueda ser lleno de reverencia amorosa hacia Dios y que tema en cualquier modo disgustarlo. Márcame, amado Señor, con la señal de tus verdaderos discípulos y anímame en todas las cosas con tu Espíritu. Amén.
Oración del cuarto día (lunes)
Tú, en la fatiga dulce alivio, refresco placentero en el calor, solaz en medio de la miseria.
El don de Fortaleza

La Santa Misa 29 De Mayo De 2017 - Tele VID

Flor del 29 de mayo: María, Reina del Santísimo Rosario



Flor del 29 de mayo: María, Reina del Santísimo Rosario

Meditación: “Dios te salve, llena eres de gracia, el Señor es contigo” (Lucas 1,28). El Arcángel San Gabriel fue quien comenzó el Rosario, pero el Espíritu Santo nos ha manifestado a través de los místicos que todo lo que proviene de la boca de los enviados celestiales (ángeles, santos y la misma Virgen) viene de la Voz de Dios, de tal modo que el mismo Dios fue quien lo inició. A María, la Reina de nuestro corazón, la Reina de las rosas, presentémosle como regalo un ramo de Avemarías. La oración a María, Medianera e Intercesora, va dirigida por su medio a Dios; le pedimos “ruega por nosotros pecadores” para que su oración se una a la nuestra y le de valor. Ella siempre responde ”ruego por vosotros pecadores”, ya que la oración es el diálogo sublime de la pobre criatura con su Señor. Nuestra oración, en manos de María, es presentada ante el Trono de Dios como un delicado perfume, entregado por la criatura más perfecta que existió, ¿y qué no puede obtener ése Purísimo Corazón del Corazón del Amor…?.

Oración: ¡Oh María, Reina del Santo Rosario!. Enséñanos a rezar de corazón como lo hiciste vos, y a prestar eterna alabanza a nuestro Señor. Amén.

Decena del Santo Rosario (Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria).

Florecilla para este día: Rezar un Rosario pidiendo se derrame sobre nosotros el Espíritu Santo, y por las intenciones de la Virgen.

Con Jesús Durante El Día (Mayo 29 - 2017) - Tele VID

Papa Francisco y la Renovacion Carismática - Hossana

Oración en lenguas en misa con el papa Francisco

ORACIÓN DE LIBERACIÓN Y SANACIÓN - Fray Alejandro Ferreirós OFMConv.

LA EFUSIÓN DEL ESPÍRITU SANTO - Fray Alejandro Ferreirós OFMConv.

RECIBE EL ESPÍRITU SANTO - Fray Alejandro Ferreirós OFMConv

El agua viva del Espíritu Santo


EL AGUA VIVA DEL ESPÍRITU SANTO

El agua que yo le dé se convertirá en él en manantial de agua viva, que brota para comunicar vida eterna. Se nos habla aquí de un nuevo género de agua, un agua viva y que brota; pero que brota sólo sobre los que son dignos de ella. Mas, ¿por qué el Señor da el nombre de agua a la gracia del Espíritu? Porque el agua es condición necesaria para la pervivencia de todas las cosas, porque el agua es el origen de las plantas y de los seres vivos, porque el agua de la lluvia baja del cielo, porque, deslizándose en un curso siempre igual, produce efectos diferentes. Diversa es, en efecto, su virtualidad en una palmera o en una vid, aunque en todos es ella quien lo hace todo; ella es siempre la misma, en cualquiera de sus manifestaciones, pues la lluvia, aunque cae siempre del mismo modo, se acomoda a la estructura de los seres que la reciben, dando a cada uno de ellos lo que necesitan.

De manera semejante, el Espíritu Santo, siendo uno solo y siempre el mismo e indivisible, reparte a cada uno sus gracias según su beneplácito. Y, del mismo modo que el árbol seco, al recibir el agua, germina, así también el alma pecadora, al recibir del Espíritu Santo el don del arrepentimiento, produce frutos de justicia. Siendo él, pues, siempre igual y el mismo, produce diversos efectos, según el beneplácito de Dios y en el nombre de Cristo.

CONSAGRACIÓN A LOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA



CONSAGRACIÓN A LOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA

Consagración utilizada con la visita de los Cuadros Peregrinos a los hogares
Madre Adela Galindo, sctjm



"Es muy apropiado en estos tiempos, buscar una mayor profundización y conciencia de la íntima relación que existe entre los Dos Corazones y el valor que tiene para nuestros días, una auténtica devoción y consagración a los Corazones de Jesús y María.”  
-(SS Juan Pablo II, 23 de noviembre de 1987)

Oh Sagrado Corazón de Jesús, has amado a la humanidad hasta el extremo, sin escatimar en nada por salvarnos y darnos tu amor, tu vida, tu gracia y tu verdad. Has amado a la humanidad hasta el punto de dejarte traspasar y así convertirte en la fuente abierta de donde manan, abundantemente, las gracias de salvación y de conversión. Tu Corazón traspasado es la fuente abierta de donde fluyen, con fuerza y poder, la Sangre y el Agua que purifican, transforman, vivifican y liberan nuestros corazones. Es tu Corazón traspasado la puerta abierta y estrecha por la que debemos entrar para participar de la vida del Reino de los Cielos. Es en la escuela de tu Corazón traspasado que aprendemos las virtudes de la humildad y la mansedumbre; la obediencia y la abnegación. Es en tu Corazón que encontramos la plenitud del amor y de la paz.

EUCARISTÍA DIGITAL Lunes 29 de Mayo | Padre Carlos Yepes [OFICIAL]

Es feminista y no creyente…


                              
por Thérèse Hargot


… pero afirma que la visión del hombre que tiene la Iglesia “es verdadera” y lo aplica desde los anticonceptivos a la idea de familia

Es belga, está casada, tiene tres hijos, una licenciatura en Filosofía y un máster en Ciencias Sociales por la Sorbona de París. Y tiene sólo 32 años. Pero Thérèse Hargot no sólo contradice la "antítesis contemporánea (que tiene su símbolo en la anticoncepción) según la cual la maternidad y la carrera son inconciliables", pues estudió estando ya casada y con hijos, sino que, bella y para nada vulgar, demuestra también que la mujer vale por su modestia. Femenina hasta la médula, Thérèse es también la viva demostración de que confiar en el hombre no es sinónimo de "debilidad"; es más bien lo contrario.

Thérèse contrajo matrimonio a los 19 años. Nació en 1984 en una
familia muy creyente, la cuarta de ocho hermanos, pero
cuando tenía 15 años perdió la fe. Sin embargo,
defiende la antropología católica como la
más apropiada para una auténtica liberación de la mujer

domingo, 28 de mayo de 2017

Orar con el Evangelio 29 05 2017 (Juan 16, 29-33). En Ti hay paz

LA GRACIA del Lunes 29 de Mayo de 2017

Evangelio 29 mayo 2017 (Juan 16, 29-33). Curar la depresión

Oraciones para después de comulgar

estampa de Primera Comunión - pan

QUÉDATE, SEÑOR, CONMIGO

(Plegaria del Padre Pío para después de la comunión)

Has venido a visitarme,
como Padre y como Amigo.
Jesús, no me dejes solo.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Por el mundo envuelto en sombras
voy errante peregrino.
Dame tu luz y tu gracia.
¡Quédate, Señor, conmigo!

En este precioso instante
abrazado estoy contigo.
Que esta unión nunca me falte.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Acompáñame en la vida.
Tu presencia necesito.
Sin Ti desfallezco y caigo.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Declinando está la tarde.
Voy corriendo como un río
al hondo mar de la muerte.
¡Quédate, Señor, conmigo!

En la pena y en el gozo
sé mi aliento mientras vivo,
hasta que muera en tus brazos.
¡Quédate, Señor, conmigo!


ACCIÓN DE GRACIAS

RECIBIR A JESÚS POR PRIMERA VEZ CUESTA 0 €

Los medios de comunicación, en estos días de Primeras Comuniones, nos presentan que estas celebraciones son muy caras, que es un despilfarro y que a muchas familias les supone casi la ruina, o por lo menos, les implica pedir un préstamo. 

Por si sirve, digo: Recibir a Jesús, por primera vez, cuesta 0 Euros. 

Celebrar la Primera Comunión, socialmente, cuesta aproximadamente según algunos medios de comunicación: 

- traje de niña: Desde 500 € 
- traje de niño: Desde 350 € 
- zapatos, calcetines, camisa, corbata, diadema, bolso... Tropecientos € 
- cadena, medalla, reloj, collar, rosario, crucifijo, misal (no sé para qué): Tropecientos € 
- comida: Desde 60 € por persona. 
- reportaje de fotos, videos, recordatorios... Desde 400 € 
- hinchables, disco móvil... Tropecientos € 

En total, entre unas cosas y otras, varios miles de euros. Claro, que cada uno puede hacer lo que quiera con su dinero y sus pretensiones, pero tengan en cuenta lo siguiente: 

Recibir a Jesús, por primera vez, tiene los siguientes costes: 

- 92 sesiones de catequesis... 0 € 

Fiesta de la Ascensión, verdadera esperanza

Cristo no sube solo, somos parte suya, y por lo tanto, algo nuestro ya está en la casa el Padre.


Por: Alberto Ramirez Mozqueda | Fuente: Catholic.net 



Los niños de hoy están acostumbrados a oír de los viajes espaciales, a naves que viajan a velocidades que escapan a la imaginación y que tocan países insospechados con otras costumbres y otras formas de vida. Por eso podrían quedarse con la impresión de que Cristo en su Ascensión a los cielos, se hubiera adelantado al tiempo, subiendo en su propia nave hasta desplazarse hasta el mismísimo cielo.

Tenemos que decir entonces de entrada que el cielo y el espacio de las estrellas, los astros, los asteroides y los cometas, un mundo vastísimo, es otro totalmente distinto del que nos presentan los evangelistas que afirman que Cristo subió al cielo, donde “Dios habita en una luz inaccesible” (1 Tim 6.16), lo cual quiere decir que nosotros mismos estaremos invitados a subir con Cristo pero no precisamente a un espacio o a un lugar sino a una situación nueva si vivimos en el amor y en la gracia de Dios.

No estás solo... Yo estoy contigo

San Mateo 28, 16-20. Solemnidad de la Ascensión del Señor. Ciclo A.


Por: H. Rubén Tornero, LC | Fuente: www.missionkits.org 



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!
Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)
Jesús, una vez más vengo a ponerme delante de Ti. Me conoces desde antes que naciera, me has confiado dones maravillosos y me has amado hasta entregar tu propia vida por mi salvación. ¡Gracias, Jesús, por todo!, ¡No permitas que tu amor sea estéril en mí!
Aumenta mi fe, te lo suplico. Quiero creer más en Ti, en tu gracia, en tu amor.

Aumenta mi confianza en Ti. Tú eres mi Dios, mi Padre, mi Buen Pastor. Ayúdame a abandonarme sin temor en tus manos.
Aumenta mi amor. Que nuestras vidas, Jesús, queden tan unidas que yo no sea más que un reflejo de tu amor.
Ayúdame a escuchar tu voz en esta oración y dame la gracia de saber responder a tus llamados.
Evangelio del día (para orientar tu meditación)
Del santo Evangelio según san Mateo 28, 16-20

Tercer Día de la Novena por la Unción del Espíritu Santo

Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Acto de consagración al Espíritu Santo diario
Recibid ¡oh Espíritu Santo!, la consagración absoluta de todo mi ser, que os hago en este día para que os dignéis ser en adelante, en cada uno de los instantes de mi vida, en cada una de mis acciones, mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza, y todo el amor de mi Corazón.
Me abandono sin reservas a vuestras divinas operaciones, y quiero ser siempre dócil a vuestras santas inspiraciones.
¡Oh Santo Espíritu! Dignaos formarme con María y en María, según el modelo de vuestro amado Jesús.
Gloria al Padre Creador. Gloria al Hijo Redentor. Gloria al Espíritu Santo Santificador. Amén.
Oración por los 7 dones del Espíritu Santo
Oh, Señor Jesucristo, que antes de ascender al cielo prometiste enviar al Espíritu Santo para completar tu obra en las almas de tus Apóstoles y discípulos, dígnate concederme el mismo Espíritu Santo para que Él perfeccione en mi alma la obra de tu gracia y de tu amor. Concédeme el Espíritu de Sabiduría para que pueda despreciar las cosas perecederas de este mundo y aspirar sólo a las cosas que son eternas, el Espíritu de Entendimiento para iluminar mi mente con la luz de tu divina verdad, el Espíritu de Consejo para que pueda siempre elegir el camino más seguro para agradar a Dios y ganar el Cielo, el Espíritu de Fortaleza para que pueda llevar mi cruz contigo y sobrellevar con coraje todos los obstáculos que se opongan a mi salvación, el Espíritu de Conocimiento para que pueda conocer a Dios y conocerme a mí mismo y crecer en la perfección de la ciencia de los santos, el Espíritu de Piedad para que pueda encontrar el servicio a Dios dulce y amable, y el Espíritu de Temor de Dios para que pueda ser lleno de reverencia amorosa hacia Dios y que tema en cualquier modo disgustarlo. Márcame, amado Señor, con la señal de tus verdaderos discípulos y anímame en todas las cosas con tu Espíritu. Amén.
Oración del tercer día (domingo)
Tú, de todos los consoladores el mejor, visitando el corazón turbado, da la gracia de la placentera paz.
El don de Piedad
El don de Piedad suscita en nuestros corazones una filial afección por Dios como nuestro amorosísimo Padre. Nos inspira, por amor a Él, a amar y respetar a las personas y cosas a Él consagradas, así como aquellos que están envestidos con su autoridad, su Santísima Madre y los Santos, la Iglesia y su cabeza visible, nuestros padres y superiores, nuestro país y sus gobernantes. Quien está lleno del don de Piedad no encuentra la práctica de la religión como deber pesado sino como deleitante servicio. Donde hay amor no hay trabajo.
Oración

La gran alegría de la ascensión del Señor Mt 28, 16-20

La gran alegría de la ascensión del Señor Mt 28, 16-20

Comentario al evangelio.


Previo a la fiesta de pentecostés, a los 40 días llega el gran momento en que Jesús cita a los once en el monte para dar las enseñanzas teológicas que los van acompañar de aquí en adelante, de igual manera en la asamblea eucarística los fieles celebran el momento extraordinario de la ascensión de Jesús, que se va elevando y se pierde entre las nubes, el momento en que el Espíritu sea el protagonista en la Iglesia joven y la que hoy actualmente lleva el Espíritu santo, para desarrollar el tema lo citamos íntegramente en su contenido y posteriormente se expondrá:
En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron.
Acercándose a ellos, Jesús les dijo:
«Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado.
Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos».

Flor del 28 de mayo: María, Reina de los apóstoles



Flor del 28 de mayo: María, Reina de los apóstoles

Meditación: “Pondré enemistad entre ti (satanás) y la Mujer (María), entre tu linaje y el suyo; y Ella te aplastará la cabeza” (Génesis 13,15). El apostolado ha de hacerse en lucha contra el diablo y los suyos, lo que origina persecuciones a toda la Iglesia, tanto en su cuerpo como en cada familia o individualmente. Somos los apóstoles que San Luis de Montfort señaló para este tiempo, que sólo dispone el Eterno. Sin embargo, la Reina y Capitana del pueblo de Dios dará la victoria a sus seguidores leales que la obedezcan y perseveren en el combate.

Oración: ¡Oh María Reina de los apóstoles!. Tú que haz enseñado, protegido y alentado a los apóstoles de todos los siglos, haz que seamos soldados leales y valientes de tu ejército, siendo apóstoles de tu Divino Hijo y propagando los mensajes del Reino, para que todos lleguemos al Cielo, con el Triunfo de tu Corazón Inmaculado y la vuelta de Cristo Resucitado. Amén.

Decena del Santo Rosario (Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria).

Florecilla para este día: Comprometerse a ser un fiel soldado de María, Capitana del ejercito de Jesús. Colocar los deseos de Dios por encima de las necesidades propias, con María como puente seguro y firme frente a las preocupaciones de cada día.

La presencia física y la presencia espiritual de Cristo



 LA PRESENCIA FÍSICA Y LA PRESENCIA ESPIRITUAL DE CRISTO

Por Gabriel González del Estal

1.- Dicho esto, lo vieron levantarse hasta que una nube se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndole irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: Galileos, ¿qué hacéis, ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para irse al cielo, volverá como lo habéis visto marcharse. Como sabemos, la Ascensión de Jesús al cielo es el momento último de su estancia en la tierra, de su presencia física entre los hombres. Fue muy importante, importantísima, la estancia de Jesús entre nosotros, la vida de Jesús en la tierra, como Verbo encarnado del Padre. Sin esta estancia física de Jesús en la tierra el cristianismo no hubiera sido posible. Jesús es el camino, la verdad y la vida, para que los hombres sepamos cómo llegar a nuestro Padre Dios, mientras vivimos en este mundo, y esto es posible porque vivió físicamente, en forma plenamente humana, entre nosotros. No tendríamos los Evangelios, ni el Nuevo Testamento, si Dios no se hubiera encarnado en Cristo. La presencia física de Cristo entre nosotros es por eso, como vengo diciendo, esencial en nuestra religión cristiana. Esto es algo que sabemos todos los cristianos y que nadie puede poner en duda. Pero al celebrar esta fiesta de la Ascensión de Jesús al cielo celebramos también el momento en el que Jesús nos dice que ahora comienza nuestro tiempo de vivir el cristianismo sin la presencia física de Jesús entre nosotros. A partir de ahora ya no podemos caminar religiosamente, plantados en la tierra y mirando al cielo. ¿Es que Jesús nos ha dejado huérfanos? No, a partir de ahora los cristianos tendremos que caminar religiosamente dirigidos por la presencia espiritual de Cristo entre nosotros, dirigidos por el Espíritu de Cristo. No olvidemos que después de la fiesta de la Ascensión viene inmediatamente la fiesta de Pentecostés. La Iglesia cristiana no puede celebrar estas dos fiestas como algo separado; a la presencia física de Cristo en la tierra viene, inmediatamente y sin interrupción alguna de tiempo, la presencia espiritual de Cristo en nosotros y entre nosotros. Celebremos, pues, con gozo y agradecidamente, la fiesta de la Ascensión y comencemos a vivir ya desde ahora mismo, con el mismo gozo y agradecimiento, la fiesta de Pentecostés.
                                             

 Un método para orar 

Cualquier método es necesario para los principiantes. Para orar necesitamos, sobre todo en los comienzos, de técnicas, de un método. Confiarse a la buena voluntad y a la suerte, no es el mejor camino. Así se expresa Jean Laplace: “Son muchos los que se dejan engañar por su misma generosidad.  Imaginan que todo puede lograrse a base de buena voluntad, y se lanzan a tumba abierta a la oración, pero sin haber sopesado previamente sus posibilidades y sin el más mínimo sentido del discernimiento”.

Cada maestro no debe olvidar que, aunque todos los caminos y seres humanos son parecidos, cada persona es original, única e irrepetible y que a cada uno los lleva Dios por distinto camino. San Juan de la Cruz afirma:  “…porque a cada una [de las personas] lleva Dios por diferentes caminos, que apenas se hallará un espíritu que en la mitad del modo que lleva convenga con el modo de otro” (L 3, 59).

       Hay muchos métodos de oración, antiguos y modernos. Ninguno es perfecto. A cada orante, según su psicología y cultura, le puede ir uno mejor que otro. No debemos olvidar que el método es un simple instrumento, no un fin. En momentos determinados de la vida pueden servirnos, y en otros podemos prescindir de ellos. Yo presentaré el esquema de la oración carmelitana y hablaré de la preparación.

Esquema de la oración Carmelitana:

       – Partes introductorias: Preparación ( remota, próxima). Lectura (actual, rememorativa).

       –Cuerpo de la oración: meditación (intelectual, imaginaria). Coloquio afectivo. Acción de gracias. Oración de petición.

Estructuras de bien y de pecado

                              

 por JOSEP MIRÓ I ARDÈVOL 

Si la recuperación de lo sobrenatural en la vida de la Iglesia y de los católicos es el factor decisivo para corregir sus derivas mundanas, lo es también la acción en el orden natural sobre las estructuras de bien y de pecado.

Juan Pablo lo precisaba en estos términos: “Como he afirmado muchas veces, es un hecho incontrovertible que la interdependencia de los sistemas sociales, económicos y políticos crea en el mundo actual múltiples estructuras de pecado (cf. Sollicitudo rei socialis, 36; Catecismo de la Iglesia católica, n. 1869). Existe una tremenda fuerza de atracción del mal que lleva a considerar como «normales» e «inevitables» muchas actitudes. El mal aumenta y presiona, con efectos devastadores, las consecuencias, que quedan desorientadas y ni siquiera son capaces de discernir. Así mismo, al pensar en las estructuras de pecado que frenan el desarrollo de los pueblos menos favorecidos desde el punto de vista económico y político (cf. Sollicitudo rei socialis, 37), se siente la tentación de rendirse enfrente de un mal moral que parece inevitable. Muchas personas se sienten impotentes y desconcertadas frente a una situación que los supera y a la cual no ven camino de salida. Pero el anuncio de la victoria de Cristo sobre el mal nos da la certeza de que hasta las estructuras más consolidadas por el mal pueden ser vencidas y sustituidas por «estructuras de bien» (cf. Sollicitudo rei socialis, 39).

Ser sus mensajeros de Paz


SER SUS MENSAJEROS DE PAZ

Por Antonio García-Moreno

1.- EVANGELIO DEL ESPÍRITU SANTO.- San Lucas recuerda su primer libro, el evangelio en el que recogió los pasos principales de la vida y obra de Jesucristo. Ahora intenta escribir otro libro que refiera la vida inicial de la Iglesia, continuadora por voluntad divina de la tarea salvífica de Cristo. Con razón se ha llamado a este libro el quinto evangelio. En efecto, en los Hechos de los Apóstoles se vuelve a tratar de la Buena Nueva, a narrar los "magnalia Dei", las grandezas de Dios en favor de los hombres.

También se ha llamado a este libro de san Lucas el evangelio del Espíritu Santo. Con ello se pone de manifiesto la importancia del Paráclito en la obra salvadora, su impulso divino y su presencia misteriosa. Así, con mucha frecuencia, se nos refiere en el libro de los Hechos la presencia operante del Espíritu en la Iglesia. En efecto, ya desde el principio, y por siempre, la acción divina del Consolador vivifica a la Iglesia y la sostiene indefectiblemente.