viernes, 7 de abril de 2017

No me puedo callar que amo a Cristo

orar con el corazon abierto


Sentado ante el Santísimo uno experimenta grandes destellos del amor de Cristo. Saberse amado por el Amor de los Amores es una de las sensaciones más profundas que puede sentir el ser humano. Saber que Cristo te mira cuando las miradas de tantos te ignoran y hacen vacío a tu existencia. Saber que Cristo te tiende sus manos llagadas y acoge tu sufrimiento y tu dolor para que llevarlo Él en el corazón y que desaparezca del tuyo. Saber que sus palabras se convierten en un bálsamo de serenidad que purifica y sana todos tus desconsuelos. Saber que Cristo te libera de todos los impedimentos que te hacen crecer y llena los vacíos del corazón con su sola presencia.
La mirada a esa Hostia viva te permite comprender que Cristo te espera siempre. Que te convierte en un privilegiado, que te ofrece la oportunidad de acercarse a Él para descubrirle en toda su esencia, para descubrirse a uno mismo en su fragilidad.
Cuando estás así te sientes como ese gorrión que vuela libre por el campo; como esa estrella fugaz que brilla en la inmensidad del firmamento; como esa cometa multicolor que se levanta con el roce del viento. Y te sientes feliz. Lleno de Dios. Lleno de Cristo. Lleno del Espíritu Santo. Lleno de la bondad trinitaria. Y lo negativo desaparece, los dolores quiebran, las heridas cicatrizan y solo te detienes a pensar en la belleza de las cosas y todas las regalos hermosos que el buen Dios te proporciona, las enseñanzas que pone en tu camino, las voluntades que aceptas por la gracia y que te convierten en un bienaventurado.
Pero esta experiencia no quiero que se convierta en un gozo instantáneo en el momento de la adoración. Si así fuera, sería una alegría estéril y hueca. Anhelo que sea un todo en mi corazón. Un siempre. Mi verdadera alegría es que Cristo permanezca siempre a mi lado y yo siempre cercano a Él, sin temor a las tormentas de la vida.
Quiero constatar que Cristo es mi aliento. Mi vida. Mi esperanza. Mi confianza. Mi consuelo. Mi todo. Que el me conoce, sabe quien soy y adonde voy. Quiero constatar que es al Él a quien debo todo, que me corona de infinidad de favores y de la gracia de su gran misericordia.
No puedo callarme que amo a Cristo. No puedo silenciar cuán agradecido estoy a su amistad inquebrantable. Quiero que mi oración sea un canto de alabanza. De agradecimiento. De estupefacción ante tanto inmerecimiento. Quiero que la Santísima Trinidad sepa que mi corazón canta de alegría porque mi vida no es fácil pero tiene la paz de Dios, la amistad de Cristo y la guía del Espíritu.



¡Bendito Jesús, que grande es tu amor y tu misericordia! ¡Gracias porque frente a Ti recibo infinitas gracias, las mismas que pido para todos los que quiero e, incluso, para los que me han hecho daño o he dañado yo! ¡Gracias, Señor, por tu bondad! ¡Te pido también gracias para tu Santa Iglesia, para tus sacerdotes y consagrados y consagradas de todo el mundo! ¡Ante tu presencia, Señor, quiero reparar todas mis faltas y mis culpas y entregarme enteramente a ti, adorarte, alabarte y glorificarte! ¡Me postro ante Ti y quiero desagraviarte por todas los desprecios y las injurias que recibes cada día! ¡Perdóname a mi por las veces que te ofendo! ¡Te amo de todo corazón porque eres la bondad infinita; has derramado tu sangre y tu vida en la cruz por mí pero ahora estás realmente en el Santísimo Sacramento del Altar! ¡Deseo que mi corazón permanezca siempre contigo, que me acuerde de ti en cada momento de la jornada y que mi vida sea un ejemplo de que soy tu amigo, servirte con la mayor de las fidelidades! ¡Te amo sobre todas las cosas, Señor, y no permitas que nunca me aleje de Ti! ¡Te entrego mi voluntad, mis afectos, mis deseos, mis aflicciones, mis esperanzas; todo es tuyo suyo!
Adoro te devote: