jueves, 30 de marzo de 2017

Lo suspenden por confrontar a maestra musulmana que tildó de “falsa” crucifixión de Cristo

Imagen referencial / Pixabay (Dominio Público)

FLORIDA, 29 Mar. 17 / 05:49 pm (ACI).- Hace una semana una universidad de Florida en Estados Unidos suspendió a un estudiante cristiano por confrontar a una profesora musulmana que catalogó la crucifixión de Cristo como “falsa” y que aseguró que los apóstoles no creían en su divinidad.

Marshall Polston, estudiante de 20 años del Rollins College, fue suspendido el pasado 24 de marzo a pedido de la docente de humanidades musulmanas Areeje Zufari.


“Fue muy desagradable y extraño. He viajado por Medio Oriente, he dado conferencias en la Universidad de Salahaddin, y me sumergí en la cultura musulmana durante muchos años. Honestamente, me recordó a algunos de los grupos más radicales que investigué en el extranjero”, dijo Polston al Central Florida Post.

Después de confrontar ideas con Zufari durante la clase, el estudiante confirmó que la docente le colocó una calificación reprobatoria en un ensayo importante y se negó a explicarle la razón.



“Me entristeció, comprensiblemente. Nunca he conseguido nada menos que una A, así que estuve realmente interesado en averiguar cómo mejorar o al menos entender el porqué de la calificación”, afirmó Polston.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que la docente reportara a Polston al “decano de seguridad” de la universidad y cancelara la clase tras asegurar que el alumno la hizo sentir “insegura”.


Alumno musulmán propuso decapitar homosexuales y la universidad no se inmuta

Luego, cuando la clase fue retomada, Zufari centró la clase en la aplicación de la ley sharia (musulmana).

Polston aseguró al medio College Fix, que un estudiante musulmán hizo comentarios “escalofriantes”, incluyendo que los homosexuales y los adúlteros deberían ser decapitados de acuerdo con la ley musulmana.

“Hablé con la profesora sobre mi calificación y, posteriormente, sobre los comentarios de decapitación hechos por el estudiante. La declaración del estudiante musulmán generó tal miedo que uno de los estudiantes lo reportó al FBI”, explicó.

Varios estudiantes, tanto de origen islámico como cristiano, pensaron que la maestra debió reportar el incidente, pero no fueron escuchados.

“La situación era surrealista. Ya hemos tenido demasiados ataques en Orlando y como un viajero ávido, me di cuenta de que este era el ejemplo perfecto de al 'ver algo, decir algo'”, dijo Polston.

Sin embargo, el alumno aseguró que la universidad afirmaba no haber recibido un reporte sobre lo que el estudiante musulmán dijo, por el contrario, estaban más preocupados por el peligro que él representaba y causaba al campus.

“¿Qué peligro? Una diferencia de opinión en un aula de la universidad no es nada fuera de lo común y ciertamente no es peligroso. La mala calificación era molesta, pero literalmente se negaban a reconocer los peligros que representaba de una persona que abogaba por cortar partes del cuerpo en el campus”, dijo Polston al Central Florida Post.


Fue el 24 de marzo cuando Rollins College le escribió a Polston para informarle que había sido suspendido, alegando que sus acciones constituían “una amenaza de ruptura dentro de las operaciones de la universidad y ponen en peligro la seguridad y el bienestar de los miembros de la comunidad y de sí mismo”.

La carta no indica exactamente lo que Polston hizo para convertirse en una preocupación o las reglas que rompió. Sin embargo, sí le prohíbe explícitamente pisar el campus durante la suspensión, entrar en contacto con Zufari o hablar con otros estudiantes sobre la situación.

Zufari afirma que Polston apareció en el exterior de su aula el jueves pasado y envió un informe policial al Departamento de Policía de Winter Park alegando que Polston violó la orden de alejamiento y que la está acosando.

Sin embargo, Polston le proporcionó al Central Florida Post información de vigilancia y un recibo para demostrar que no estaba cerca de la escuela en el momento en que Zufari afirma.

Los medios de comunicación The Blaze, College Fix y Central Florida Post se dirigieron al director de asuntos públicos de la universidad para buscar sus descargos pero no fueron atendidos.