jueves, 10 de agosto de 2017

4 maneras de aumentar la paciencia

DIRECCIÓN ESPIRITUAL CATÓLICA ROMANA

4 maneras de aumentar la paciencia


La paciencia es tan importante que Jesucristo, nuestro modelo en todas las virtudes, dijo: "En tu paciencia poseerás tus almas" (Lucas 21:19, Reyes). Una alma piadosa oró en desesperación: "Señor, dame paciencia ahora mismo". Tal vez esta ha sido tu oración durante los últimos años.
Nuestra paciencia puede ser probada por varias circunstancias: el fracaso de la salud, los reveses económicos, los miembros de la familia que podrían poner a prueba el Santo Trabajo, los extremos del tiempo, las relaciones fracasadas y rotas, e incluso Dios - cuando parece como si estuviera distante, Que no oye nuestras oraciones o al menos parece indiferente a nuestras súplicas.
¿Cómo, entonces, podemos adquirir la virtud de la paciencia, que es tan importante como la que Jesús nos recuerda, es necesaria para la salvación de nuestras almas inmortales? Aquí hay cuatro maneras de aumentar la paciencia.
Persevera en pedir ayuda.

San Ignacio de Loyola insiste en que debemos rogar por la gracia, y San Agustín nos recuerda humildemente que todos somos mendigos ante Dios. Dios está dispuesto a dar si simplemente perseveramos en preguntarle. ¿Recuerdas a la viuda persistente que ganó el favor de la cruel y fría juez por la sencilla razón de que ella seguía suplicando por su ayuda (ver Lucas 18: 1-8)? "Pide, y se te dará; Busca y encontraras; Llamad, y se os abrirá "(Mateo 7: 7).
Siga el ejemplo de Jesús.
Hay un dicho: "Dime con quién te asocias y te diré quién eres". Leer los Evangelios y meditar en las palabras, gestos y acciones de Jesús puede ayudarnos a ser como él. Pasa tiempo con Jesús en los Evangelios y asociate con él cada vez más. Comenzarás a imitar a Jesús, especialmente en la virtud de la paciencia.
Medita en la Pasión de Cristo.
Cuando las pruebas vienen sobre vosotros, recordad algo de la pasión de Cristo, ya sea a partir de los Evangelios o de las obras de escritores como Anne Catherine Emmerich. Esto pondrá sus juicios en una perspectiva más amplia y sobrenatural: las pruebas que sufren pueden ser muy dolorosas, pero comparadas con lo que nuestro Señor ha pasado, son una mera bagatela. También sufrimos juicios parcialmente como resultado de nuestra propia pecaminosidad, pero Jesús sufrió los dolores más insoportables incluso como el epítome de la inocencia. Elige un elemento o detalle de la pasión que más te afecta, y recuerda esta escena cuando tu paciencia se pone a la prueba amarga. El amor de Jesús puede llevarlo a llevar pacientemente las más pesadas cruces. Como dice San Pablo: "El amor de Cristo nos impulsa" (2 Corintios 5:14).
Ora a María, Nuestra Señora de los Dolores.
Un elemento esencial en la Pasión de Cristo de Mel Gibson fue la presencia de la Santísima Virgen María a lo largo de la película. La intensidad del sufrimiento de María fue secundaria sólo a la de Jesús.
La película retrata a Nuestra Señora de las Angustias a lo largo del camino del Calvario acompañando a Jesús en su juicio más amargo. María estaba al pie de la Cruz, paciente a un grado heroico. Practicó la paciencia toda su vida: viajando a Belén, huyendo a Egipto, buscando a su hijo perdido durante tres largos días, perdiendo a su amado esposo, San José, a la muerte, acompañando a Jesús, viéndole crucificado y quedándose con él hasta Dio su último aliento. Cuando nuestra paciencia se ponga a prueba, entonces, debemos elevar nuestras mentes, corazones y almas a nuestra Señora, y ella adquirirá para nosotros heroica paciencia.
Todos luchamos por ser pacientes con los demás, con nosotros mismos, con las circunstancias y, a veces, incluso con Dios. Utilicemos las armas que tenemos en nuestro arsenal para alcanzar la virtud de la paciencia. Oremos como mendigos al dador más generoso, Dios. Sigamos el ejemplo de Jesús. Meditemos en su pasión y, cuando surjan oportunidades para practicar la paciencia, recordemos todo lo que Jesús sufrió por nosotros. Por último, pidamos a Nuestra Señora de los Dolores que nos obtenga corazones humildes, humildes y pacientes.