jueves, 3 de agosto de 2017

Dios el Padre a Santa Catalina de Siena: 7 lecciones

KATHLEEN BECKMAN
En Roma, en la audiencia general del 24 de noviembre de 2010, el Papa Benedicto XVI dijo : "Hoy quisiera hablarles de una mujer que desempeñó un papel eminente en la historia de la Iglesia: Santa Catalina de Siena. El siglo en el que vivió - el 14 - fue un período conflictivo en la vida de la Iglesia y en todo el contexto social de Italia y Europa. Sin embargo, incluso en los momentos más difíciles, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, dando a luz a los santos que dan una sacudida a las mentes y los corazones, provocando la conversión y la renovación. Catalina es una de ellas y todavía hoy nos habla y nos impulsa a caminar valientemente hacia la santidad para ser cada vez más plenamente discípulos del Señor "(Libreria Editrice Vaticana).
Hay riqueza de escritos sobre Santa Catalina de Siena, cuya fiesta la Iglesia celebra anualmente el 29 de abril, y gracias a Dios porque su legado es nuestro tesoro.

En la Introducción del Diálogo, Suzanne Noffke comenta: "Mirando una vida tan corta, pero tan febrilmente llena de actividad, podría preguntarse legítimamente, ¿dónde está el espacio para lo místico? Sin embargo, no fue por su experiencia mística, la actividad de Catalina tal como era nunca lo habría sido ". Raymond escribió: "Al estar tan estrechamente asociado con ella, pude ver de primera mano cómo, tan pronto como se liberó de las ocupaciones en que estaba comprometida para el trabajo de las almas, de una sola vez, casi se podría decir por un natural Su mente se elevó a las cosas del cielo ".

Dios Padre a Santa Catalina: 7 Lecciones (grabadas en El Diálogo)

Discernimiento
El discernimiento es que la luz, que disuelve toda la oscuridad, disipa la ignorancia, y sazona toda virtud y virtud. Tiene una prudencia que no puede ser engañada, una fuerza que es invencible, una constancia hasta el final, que llega desde el cielo a la tierra, es decir, desde el conocimiento de mí hasta el conocimiento de uno mismo, del amor de mí Al amor del prójimo. La verdadera y humilde prudencia del discernimiento evade cada lazo diabólico y criatura, y con mano desarmada, es decir, por medio del sufrimiento, supera al diablo ya la carne. Con esta suave y gloriosa luz el alma ve y desprecia correctamente su propia debilidad; Y haciendo tan tonto de sí misma, domina el mundo, pisándola bajo su amor, despreciándola como inútil. (Pg.44)
El Bautismo y la Preciosa Sangre
Tan pronto como el alma ha recibido el santo bautismo, se le quita el pecado original y se derrama la gracia. La inclinación al pecado, que es el rastro que queda del pecado original, es una debilidad como he dicho, pero el alma puede mantener En verificación si lo hará. Entonces el alma es un recipiente dispuesto a recibir la gracia ya hacerla crecer dentro de ella tanto como él elige para sí, a través del afecto y del deseo, amarme y servirme. O ella puede encajar para el mal en su lugar; Aunque haya recibido gracia en el santo bautismo. Y cuando ella es lo suficientemente mayor para discernir el uno del otro, en su libertad puede escoger el bien o el mal como le plazca. Pero tal es la libertad de tu humanidad, y tan fuerte has sido hecho por el poder de la sangre gloriosa, que ni el diablo ni ninguna otra criatura puede forzarte al menos pecado a menos que lo quieras. (Página 53)
Libre albedrío
Cada uno de ustedes tiene su propia viña, su alma, en la que su libre albedrío es el obrero designado durante esta vida. Una vez que el tiempo de tu vida ha pasado, tu voluntad no puede trabajar ni para bien ni para mal; Pero mientras vives puede hasta la viña de tu alma donde la he puesto. Este timón de tu alma ha recibido tal poder que ni el diablo ni ninguna otra criatura puede robarlo sin el consentimiento de la voluntad, porque en el santo bautismo la voluntad estaba armada con un cuchillo que es amor a la virtud y odio al pecado. Este amor y odio se encuentran en la sangre. Así que tienes este cuchillo para que tu libre albedrío use, mientras tengas tiempo, para arrancar las espinas del pecado mortal y plantar las virtudes. Esta es la única manera de recibir el fruto de la sangre de estos trabajadores que he colocado en la santa Iglesia. Así que si usted recibe el fruto de esta sangre, Primero debes despertarte a la contrición sentida, al desprecio por el pecado y al amor por la virtud. (Página 60)
Infierno y orgullo
Hay tres vicios principales: el primero es el egoísmo, que a su vez da a luz al segundo, la presunción. De esta presunción viene el tercero, el orgullo, con la injusticia y la crueldad traicioneras, así como otros pecados malvados malos generados por estos. Así también os digo que en el infierno hay cuatro tormentos principales, y todos los demás son descendencia de éstos. La primera es que estas almas están privadas de verme. Este primer sufrimiento revive el gusano de la conciencia, y este es su segundo tormento. Porque cuando ellos ven que su pecado los ha privado de mí y de la compañía de ángeles y los ha hecho dignos en vez de ver a los demonios y compartir su comunión, la conciencia los roe constantemente. La visión del diablo es su tercer sufrimiento, y duplica cada tormento. Al verme, los santos están en constante exultación, Rebosante de amor ya su costo. Pero es justamente lo contrario de estas desdichadas pequeñas almas. (Página 80)
Sacerdotes
Cristo en la tierra, ("Cristo en la tierra" es el nombre favorito de Catalina para el papa como vicario de Cristo) entonces tiene las llaves de la Sangre. ... Quería enseñarles el respeto que los laicos deberían tener por estos ministros míos, sin importar cuán buenos o malos sean, y cuán disgustado estoy con la falta de respeto. Tú sabes que he puesto delante de ti el cuerpo místico de la santa Iglesia bajo la imagen de una bodega. En esta bodega estaba la sangre de mi Hijo unigénito, y de esta sangre todos los sacramentos derivan su poder vivificante. Cristo en la tierra estaba a la puerta de esta bodega. Le habían encargado administrar la sangre, y era su deber delegar a los ministros para ayudarlo en el servicio de todo el cuerpo universal del cristianismo. Sólo aquellos aceptados y ungidos por él debían ministrar así. Él era el jefe de todo el orden clerical, Y designó a cada uno a su cargo para administrar esta gloriosa Sangre. (Pg.216)
Divina Misericordia
Oh querida hija mía, como te he dicho tan a menudo, quiero ser misericordioso con el mundo y satisfacer todas las necesidades de mis seres queridos. Pero los necios toman para la muerte lo que doy por la vida, y por lo tanto son crueles para sí mismos. Proporciono, y quiero que sepas que lo que he dado a la humanidad es la suprema providencia. Fue providencia que te creé, y cuando contemplé a mi criatura en mí me enamoré de la belleza de mi creación. Me ha gustado crearte a mi imagen y semejanza con gran providencia. Yo te proveí el regalo de la memoria para que pudieras retener mis beneficios y ser compartido en el mío, el poder del Padre eterno. Te di entendimiento para que en la sabiduría de mi Hijo unigénito puedas comprender y saber lo que el Padre eterno quiere. Te di gracias con un amor ardiente. Te he dado la voluntad de amar, haciéndote partícipe de la misericordia del Espíritu Santo, para que ames lo que tu entendimiento ve y sabe. (Página 277)
Guerra espiritual
¿Conoces a mi querida hija, cómo hago para levantar el alma de sus imperfecciones? A veces la veo con malos pensamientos y una mente estéril. Le parecerá que la he dejado por completo, sin ningún sentimiento. No parece estar en el mundo, porque de hecho no está allí; Ni parece estar en mí porque no tiene ningún sentimiento en absoluto que su voluntad no quiere pecado. No permito que los enemigos abran la puerta de la voluntad que es libre. Yo dejo que los demonios y otros enemigos de la humanidad golpeen contra otras puertas, pero no contra esto, que es la puerta principal que custodia la ciudad del alma. No quiero la muerte del alma mientras ella no sea tan estúpida como para abrir la puerta de su voluntad. Ellos no pueden entrar a menos que su propia voluntad elija dejarlos entrar. (P. 299)

Oración de clausura por Santa Catalina de Siena

Thanks, thanks be to you, eternal Father, that you have not despised me, your handiwork, nor turned your face from me, nor made light of these desires of mines. You, Light, have disregarded my darksomeness; you, Life, have not considered that I am death; nor you, Doctor, considered these grave weaknesses of mine. You, eternal Purity, have disregarded my wretched filthiness; you who are infinite have overlooked the fact that I am finite, and you, Wisdom, the fact that I am foolishness. For all these and so many other endless evils and sins of mine, your wisdom, your kindness, your mercy, your infinite goodness have not despised me. No, in your light you have given me light. In your wisdom I have come to know the truth; in your mercy I have found your charity and affection for my neighbors. What has compelled you? Not my virtues, but only your charity. Thanks, be to you. Amen. (St. Catherine of Siena, The Dialogue, Paulist Press, New York, 1980, pg. 364)
Santa Catalina de Siena, ruega por nosotros, por favor.
Más información: www.foundationforpriests.org