lunes, 30 de enero de 2017

Evangelio 31 enero 2017 (Marcos 5, 21-43). Él sabía quién le había tocado