jueves, 13 de julio de 2017

María


María

Hna. Teresa del Carmen Rodríguez Perez 

María, música suave, 
fragancia única,
rosa blanda y blanca.

María, dulcísimo nombre,
melodía sencilla y profunda
que elevas nuestras almas.

María, jardín precioso
de violetas, jazmines
margaritas y dalias.

María, perfume fresco
esparcido en el corazón que te ama.

María, humilde mariposa
de colores claros
que anda rondando mi casa.

Me admira tu pequeñez
y la sencillez con que proclamas
tu Magnificat, tu acción de gracias.

Al cantar la grandeza de tu Dios
Él te levanta en alabanza
y tu espíritu se alegra porque 
ha mirado la humillación de su esclava.

Fija tus ojos en mí,
dale ritmo a mis palabras, 
canta conmigo Señora
pues yo soy tu indigna esclava