lunes, 31 de julio de 2017

Ojos, Estómagos y Corazones

BR. JOSEPH MARTIN HAGAN, OP
"Sus ojos son más grandes que su estómago." La admonición ecos a través de barbacoas de verano como comedores excesivamente probar la integridad estructural de las placas de papel. Pero recientemente, este refrán resonó para mí en un lugar poco probable.
Este verano, visité un monasterio de  monjas dominicanas  en North Guilford, Connecticut. Como muchas comunidades de nuestras monjas, se dedican a la adoración perpetua. Durante mi visita, me arrodillé y miré la Eucaristía. Recordé la advertencia de desear demasiada comida, pero esta vez fue: "Tus ojos son más grandes que tu corazón". En la Eucaristía está el amor infinito de Jesucristo, un amor que atrae mi corazón. Pero mi corazón -aun en su mejor momento- es finito, y mucho menos cuando está restringido por el pecado.
En las barbacoas de verano, los platos llenos de glotón conocen la incomodidad de los estómagos rellenos. Pero este alimento sacramental no produce tal incomodidad. Más bien, la Eucaristía expande maravillosamente el corazón. Jesús nos da la verdadera libertad. Con un estómago relleno, apenas podemos moverse. Pero con un corazón expandido, nuestro ritmo se acelera en el camino del amor.

Hay algo profundamente curativo en la Eucaristía, aunque simplemente lo miremos. La adoración parece tocar una herida profunda: nuestro deseo defectuoso de mirar la cosa equivocada y de tenerla en el camino equivocado. Al principio, una mujer una vez miró a la comida y todo salió terriblemente mal. Recuerda a Eva y la fruta.
Aquí, en este monasterio dominicano, estas mujeres, como hijas de Eva, también miran la comida y la desean. Pero estas son hijas redimidas. La fruta prohibida una vez sedujo a Eva. Para ella, parecía "bueno para la comida ... una delicia para los ojos ... que se desea hacer sabio." Pero esta comida celestial santifica a estas monjas. En él -en Él- encuentran la verdadera bondad, el verdadero deleite y la verdadera sabiduría.
El primer Adán pudo haberse quedado en silencio mientras Eve tomaba esa primera mordida. Pero el Nuevo Adán, Jesucristo, ha tomado una maravillosa iniciativa. Nuestro primer pecado se centró en comer lo incorrecto, pero Jesús nos devuelve al Padre convirtiéndose en alimento Él mismo para nosotros. ¡Dios no se dejará dominar por una manzana o por cualquier otro fruto que sea, ni nada en la creación!
Aún más, estas monjas están unidas con Aquel a quien contemplan, el bendito fruto del vientre de María. Como hijas de la Nueva Eva, lo llevan dentro de sí mismos y llevan este fruto divino a los demás. Sus oraciones y penitencias van más allá de su claustro, invocando gracias sobre la Iglesia y el mundo.
El verano es un tiempo para ver y cenar. Ven a ver el Sacramento de la Belleza, el verdadero deleite de nuestros ojos, un espectáculo para contemplar. Y disfrutar del banquete sagrado que verdaderamente satisface. Prueba y ve que el Señor es bueno.
Nota del editor: Este artículo apareció originalmente en Dominicana, el blog estudiantil dominicano de la Provincia de San José, y se reimprime aquí con amable permiso.