miércoles, 26 de julio de 2017

María Reina de la Paz de Medjugorje, Mensaje del 25 de julio de 2017

Maria-Reina-de-la-Paz

25 JULIO 2017
Queridos hijos, sean oración y reflejo del amor de Dios para todos los que están lejos de Dios…
2 JULIO 2017
Queridos hijos, les doy las gracias porque responden a mis llamados y porque …
Maria-Reina-de-la-Paz



Mensaje del 25 de julio 2017
“Queridos hijos, sean oración y reflejo del amor de Dios para todos los que están lejos de Dios y de los Mandamientos de Dios.
Hijitos, sean fieles y decididos en la conversión y trabajen en sí mismos a fin de que la santidad de la vida pueda hacerse verdad para ustedes.
Exhórtense al bien a través de la oración para que su vida en la Tierra sea más agradable.
Gracias por haber respondido a mi llamado”.


Mensaje del 2 de julio 2017
“Queridos hijos, les doy las gracias porque responden a mis llamados y porque se reúnen en torno a mí, su Madre Celestial.
Sé que piensan en mí con amor y esperanza, y yo también siento amor hacia todos ustedes, como también lo siente mi amadísimo Hijo que, en su amor misericordioso, siempre y de nuevo me envía a ustedes.
Él, que se hizo hombre, que era y es Dios, Uno y Trino; Él, que por vuestra causa ha sufrido en el cuerpo y en el alma.
Él, que se ha hecho Pan para nutrir sus almas, y así salvarlas.
Hijos míos, les enseño cómo ser dignos de Su amor, a dirigir a Él sus pensamientos, a vivir a mi Hijo.

Apóstoles de mi amor, los envuelvo con mi manto porque, como Madre, deseo protegerlos.
Les pido: oren por todo el mundo.
Mi Corazón sufre, los pecados se multiplican, son muy numerosos.
Pero con la ayuda de ustedes, que son humildes, modestos, llenos de amor, ocultos y santos, mi Corazón triunfará.
Amen a mi Hijo por encima de todo y a todo el mundo por medio de Él.
No olviden nunca que cada hermano suyo lleva en sí algo precioso: el alma.
Por eso, hijos míos, amen a todos aquellos que no conocen a mi Hijo para que, por medio de la oración y del amor que proviene de esta, puedan ser mejores.
Para que la bondad en ellos pueda vencer, para que las almas se salven y tengan vida eterna.
Apóstoles míos, hijos míos, mi Hijo les ha dicho que se amen los unos a los otros.
Que esto esté escrito en sus corazones y con la oración procuren vivir ese amor.
Les doy las gracias.”