martes, 11 de julio de 2017

Gracias por tu sí, María



Gracias por tu sí, María

Hna. Teresa del Carmen Rodríguez Perez 

Por tu humildad y pequeñez
Dios se enamoró de ti.
Tu sencillez y transparencia
cautivó su corazón,
Y encontrando en ti María
esa tienda para estar
decidió bajar seguro
a tu noble corazón,
y encarnádose en tu seno
entre nosotros acampó.

Puso sus ojos en ti,
te pidió que no temieras
que a sus palabras creyeras
todos los días hasta el fín,
pues su Espíritu vendría
a cubrirte con su sombra
y al hijo del Altísimo
concebirías en esa hora.


Tu Espíritu se turbó
y admirada preguntaste:
¿Cómo podrá suceder
pues no conozco varón?
Y el ángel te respondió
después de aclarar tus dudas:
para Dios no hay imposibles;
y sin demora respondiste:
HÁGASE en mí lo que has dicho
soy la esclava del Señor.

Tu humilde corazón 
y todo tu ser sagrado
no podía contener
a todo un Dios palpitando
en tu seno, en tu vientre,
en tu cuerpo de mujer
y corriendo hasta Isabel
proclamaste la noticia,
te adelantaste al Bautista:
“Ya está el que ha de nacer”

Profetizaste María
con tu canto del Magnificat, 
reconociendo el poder
de Aquel que solicitó
tu ayuda, tu corazón,
tu disponibilidad, tu vida,
para bajar desde el cielo
y darnos la salvación.

El ha hecho grandes cosas
por tu bondad y humildad,
por tu confianza sin igual,
por tu obediencia y entrega.

¡Enséñame Madre Buena 
a ser yo también la tienda
donde nuestro Jesús more
para que siga alumbrando
a esta humanidad sedienta
que a Dios hoy sigue esperado!