sábado, 22 de julio de 2017

El obispo Reig da 11 claves para fortalecer la familia y hacer frente a «ideologías colonizadoras»


El obispo Reig da 11 claves para fortalecer la familia y hacer frente a «ideologías colonizadoras»
ReL21 julio 2017

“¿Es la Iglesia habitable?”. Esta es la pregunta que hizo el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, en una conferencia que pronunció en Roma bajo el título “Edificar la Iglesia doméstica. Prácticas familiares para habitar en la Iglesia. Según explica el propio prelado, esta es una pregunta que muchos se hacen “ante el rechazo que les causa una institución que se presenta como poco adecuada al estilo de vida actual”.

Según explica el obispo de Alcalá, lo realmente difícil no es una “iglesia habitable” sino la propia “habitabilidad del mundo”. Y para ello, Reig Pla considera que sólo “la familia, la comunidad cristiana y la escuela, como minorías creativas” pueden generar una cultura que coloque a la persona en el lugar que realmente le corresponde. Es el amor, agrega, el que hace habitable tanto la Iglesia como el mundo.

El mundo está mal precisamente porque la familia vive un ataque constante en todas sus dimensiones. El prelado considera que entre los sufrimientos que más desgarran a la persona está el no reconocer la propia identidad o la dificultad de acogerla como un don de Dios.

"Ayudar a madurar en la masculinidad y en la feminidad"
Por ello, propone que ante “las ideologías colonizadoras” hay que “ayudar a madurar en la masculinidad y en la feminidad como lógica ineludible del don”. Y esta maduración necesita procesos y ritos.


Reig habla de 11 puntos para fortalecer el matrimonio y la familia para así “edificar la Iglesia doméstica”:


1- Edificar la casa

2- Edificar requiere de fe

3- Madurar la propia identidad

4- Ser una sola carne

5-El amor que promete una vida

6- Ser más como introducción en una cultura

7- La oración en familia

8- El perdón

9- La fiesta, el domingo y el Año Litúrgico

10- El camino de la belleza como práctica familiar

11- Edificar el hogar de la misericordia

Uno de los retos que la cultura actual plantea a la Iglesia con respecto a la familia es, según Reig, “que el esposo y la esposa aprendan a donarse integralmente con la belleza del lenguaje del cuerpo". 

El daño de la pornografía
El instrumento que con frecuencia sirve de modelo pedagógico para muchos jóvenes y adultos, recuerda en la conferencia, es la pornografía cuyas consecuencias están siendo devastadoras. Por tanto, añade, no se trata de ofrecer “técnicas” o “recetas” sino criterios precisos que sirvan a los esposos de guía en todo lo que se refiere al lenguaje del cuerpo y el contexto requerido: criterios que les “permitan discernir cómo llevar a cabo, en cada circunstancia, las expresiones de afecto, cómo cuidar la belleza del propio hogar y del tálamo-altar nupcial y las exigencias de caridad, justicia, verdad, bien y belleza del abrazo conyugal”.

La oración en familia y la importancia del domingo son dos de los aspectos más destacados por el obispo Reig

En su conferencia, el obispo de Alcalá considera indispensable en primer lugar la oración como “práctica familiar” y el perdón, que es donde “se revela el amor más fuerte”.

Recuperar la "belleza"
Por otro lado, Reig pide prestar especial atención al “camino de la belleza”. En su opinión, es necesario propiciar “las prácticas familiares ordinarias desde la vía de la belleza y siempre con sencillez: recuperar la belleza del lenguaje y de la comunicación familiar; recuperar la belleza de la lectura y de las lecturas; recuperar la belleza de la educación y del atuendo; recuperar la belleza del hogar y demás espacios que se comparten; recuperar la belleza de las actividades en familia y con otras familias; recuperar la belleza de la hospitalidad; un caso particular de la hospitalidad que merece especial atención tiene que ver con la belleza de la adopción y de la acogida a menores, ancianos, enfermos, personas con discapacidad o necesitadas”.

De este modo, el texto de Reig asegura que cada miembro de la familia necesita que se le anuncie el Kerygma, que conozca que Dios le ama  y experimente su misericordia. “La familia, junto con la comunidad cristiana están llamadas a ser el hogar donde se hace visible la gracia de la conversión, del cambio de vida, el perdón y la regeneración”, afirma el obispo de Alcalá.