viernes, 5 de mayo de 2017

Una nueva ronda en la Guerra Liturgia traducción?

El inmortal Yogi Berra dijo mejor: “Es un déjà vu de nuevo.” Esa fue mi primera reacción a la noticia de que una nueva comisión del Vaticano se había establecido algún tiempo a considerar, otra vez, a las traducciones litúrgicas.
En realidad, no se puede evitar preguntarse si otra ronda en el debate acerca de las palabras de la misa es exactamente lo disputatious católicos-ya que discuten entre ellos sobre todo, desde la política de inmigración en el capítulo octavo de Amoris Laetitia- necesitan en este momento. En general, yo diría que no lo era.

Los objetivos de esta nueva comisión, establecida dentro de la Congregación del Vaticano para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, se dice que son dos. En primer lugar, una revisión de las normas establecidas por el Papa San John Paul II en 2001 para la traducción de los textos en latín de la misa y los sacramentos a otras lenguas vernáculas Inglés y. En segundo lugar, la descentralización de la tarea de la traducción litúrgica con el fin de dar más autoridad a las conferencias episcopales nacionales.
Adjunto un par de pensamientos acerca de cada uno de estos asuntos. Vamos a empezar con un poco de historia.
Leer lo que el Concilio Vaticano II dijo en realidad en su constitución liturgia Sacrosanctum Concilium deja perfectamente claro que los padres conciliares, mientras que la aprobación cierto uso de la lengua vernácula, daban por sentado que América permanecería en gran medida el lenguaje de la misa y los sacramentos. La prisa por una liturgia vernácula 100% después de que el Consejo fue la brillante idea de reformadores litúrgicos en lugar de Vaticano II.
La primera versión de la Misa en Inglés fue klunky y peatonal. Lo que es peor, que fue hecho por el principio de “equivalencia dinámica”, que, sea lo que puede haber significado, no significa la adhesión estricta al texto latino. El correctivo papal de 2001, en un documento llamado Liturgiam Authenticam , marcó un cambio de equivalencia dinámica a -closer “equivalencia formal” a la América, es decir.
Lo que nos lleva, aproximadamente, a la versión actual de la misa en Inglés. Casi perfecto, es sin embargo una mejora con respecto a lo que había antes. Y para las personas que todavía están preocupándose por “consustancial” en el credo, digo: vivir con ella, no le hará ningún daño.
Del mismo modo convincente es la sugerencia para dar un mayor control sobre las traducciones a las conferencias de obispos. Tras haber asistido durante muchas horas de debate sobre este tema simplemente como un miembro del personal de la conferencia en Estados Unidos y más tarde como un reportero que cubre las reuniones episcopales, llego a la conclusión de que esto no es algo que quiere dejar a un comité de más de 200 personas- ni siquiera serio, que son como éstos bien dispuesto.
Dicho esto, es indudable que no hay realmente un problema acerca de la liturgia de hoy. Pero el problema no tiene mucho que ver con las traducciones. Tampoco se encuentran en las aberraciones litúrgicas como misas y globos payaso, que iban y venían durante los días de locura hace medio siglo.
El problema que subyace en cambio, es la disminución de la sensación-sacramental discernimiento frágil de la trascendencia en medio de las limitaciones de nuestra inmanencia que ha estado ocurriendo en la cultura occidental durante los últimos siglos (y que, se podría añadir, es poco probable que se detenga , mucho menos invertido, mediante la traducción de la masa en la lengua vernácula).
Para una discusión seria, erudita de este asunto, recomiendo una lectura cuidadosa de Presencias reales , hace difíciles pero que iluminan volumen publicado años por el crítico George Steiner. Mientras tanto deseémosle así que la nueva comisión del Vaticano. Pero también vamos espero que la Comisión no ve más retoques con traducciones como la respuesta a un problema más profundo.