viernes, 2 de junio de 2017

¿POR QUÉ EL ESPÍRITU SANTO NOS DA PODER SOBRENATURAL?

jesus espiritu santo

El Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad.
Es co-igual con el Padre y el Hijo.
Él es el agente de cambio en la tierra, Dios en acción en el mundo.
Necesitamos el Espíritu Santo más de lo que sabemos.
Aquí están cinco razones por las que debemos clamar por más de Él, que lo que hacemos cada mañana.

El Espíritu Santo nos da el poder sobrenatural que Jesús prometió

En Hechos 1: 8 se dice,
“vosotros recibiréis una fuerza, cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, y de este modo seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra”.

El Espíritu Santo nos da dones sobrenaturales


1 Cor. 12: 4-11 nos dice, “Hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos.
A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común.
Porque a uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe, en el mismo Espíritu; a otro, carisma de curaciones, en el único Espíritu; a otro, poder de milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversidad de lenguas; a otro, don de interpretarlas.
Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad”.
Cuando el Espíritu Santo vino a vivir en el interior nuestro, Él trajo sus dones con él.

El Espíritu Santo nos ayuda a construir nuestra fe

Judas 20 dice:
“Pero vosotros, queridos, edificándoos sobre vuestra santísima fe y orando en el Espíritu Santo”.
Si oramos en el Espíritu al menos durante los primeros 30 minutos del día aparecerá el espíritu a borbotones durante todo el día.
espiritu santo y maría

El Espíritu Santo da vida y fuerza a nuestro cuerpo

Romanos 8:11 dice,
“Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará también la vida a vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que habita en vosotros”.
La vida de resurrección está en el interior nuestro.
Necesitamos aprender cómo aprovechar ese poder y pelear la buena batalla de la fe.

El Espíritu Santo nos ayuda a resistir la tentación

Romanos 8:13 dice:
“Porque si vivís según la carne, moriréis. Pero si con el Espíritu hacéis morir las obras del cuerpo, viviréis”.
Y Gálatas 5:16 dice:
“Os digo esto: proceded según el Espíritu, y no deis satisfacción a las apetencias de la carne”.
Si estás luchando con la tentación de cualquier tipo, pide al Espíritu Santo que te ayude.
Él es tu ayudante. Él está ahí esperando por ti.