miércoles, 21 de junio de 2017

Presa de la Eucaristía

FR. NNAMDI MONEME, OMV

Una homilía en la solemnidad del Corpus Christi

Su marido la había dejado después de casi 40 años de matrimonio y cinco hijos mayores y fue a vivir con otra mujer más joven. Sus amigos se burlaban de ella para la elección de permanecer sola y fiel a sus votos matrimoniales y no seguir su consejo deformado de “seguir adelante con su vida” y conseguir otro “marido”. Había Recientemente se ha diagnosticado con una forma de cáncer. Sin embargo, esta mujer en silencio entrar en el banco cada mañana por el Santo Sacrificio de la Misa en su capilla local y recibir la Eucaristía con una cara que delataba el dolor en su corazón.
¿Por qué iba a seguir viniendo a recibir al Señor eucarístico cada día bendito, aunque toda su vida parecía estar cayendo a pedazos? Siempre veo en su ejemplo un recordatorio de que necesitamos la presencia de Dios en nuestras vidas más de lo que necesitamos los dones de Dios.

Los dones de Dios van y vienen y que no pueden aferrarse a ellos para siempre. Piense acerca de cómo nuestra juventud, la belleza, las relaciones, los seres queridos, alegrías, salud, y por supuesto, nuestra vida terrenal, pase necesaria de distancia. Pero cuando Dios está presente en nuestras vidas, no es tanto nos aferrarse a Dios, sino Dios, que se aferra a nosotros para siempre y nunca deja ir en tiempos buenos o malos.
discurso eucarístico de Jesús en el Evangelio de la misa de hoy contiene dos garantías conectados a la Eucaristía que nos llama a confiar completamente en los mundos de Jesús. Jesús en primer lugar nos garantiza su presencia permanente con nosotros a través de la Eucaristía, “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo le resucitaré el último día.” Estamos avalados vida eterna (no es un mero signo de eterna la vida) que no es más que la presencia de Jesús con nosotros bajo las especies de pan y vino. La segunda garantía es que Él se aferrará a nosotros hasta el final y nosotros todo lo que necesitamos para aferrarse a darle: “El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.”
Esta solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo que hoy celebramos nos recuerda de esta doble garantía de que Jesús nos ofrece en la Eucaristía: para estar con nosotros y que se aferran a nosotros, incluso hasta la muerte. Jesús se entregó libremente los regalos que su Padre le otorgó durante su vida terrenal. Vio la muerte de San José, vio a sus amados discípulos traicionan, negar y abandonar a él, vio su buena reputación destruida por los líderes judíos, y vio su vida injustamente quitado. Pero su padre aferrado a Jesús incluso en la tumba y le resucitó de la tumba, “Como el Padre que vive me ha enviado y yo vivo por él, así también el que me come vivirá por mí.” Jesús se aferró a su padre con tanta intensidad como el Padre aferró a él si los regalos estaban presentes o no. Al tener su vida en nosotros, tenemos la garantía de que Dios se aferra también a nosotros y nos da lo que necesitamos para aferrarse a él.
Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo, ya sea que recibimos los dones de Dios o no, si conservamos intactas o no, si usamos o perderlos, Sigamos llegado a nuestro Señor Eucarístico de manera que vivimos nuestras vidas con la garantía de la presencia de Dios con nosotros siempre, que se aferra a nosotros hasta el final.
¿Qué hace Jesús como Él se aferra a nosotros? En nuestro Salvador Jesús Eucarístico, Dios está cumpliendo y perfeccionando para nosotros las mismas cosas que él hizo por los hijos de Israel en el Antiguo Testamento. Moisés recuerda a los israelitas en la primera lectura de hoy del poder de Dios para liberarlos, “No se olvide que el Señor, tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, ese lugar de esclavitud.” En primer lugar, la presencia eucarística de Jesús es todo sobre librándonos del pecado, el egoísmo, las preocupaciones, las adicciones y todas las cosas que dificultan nuestra libertad se convierta en lo que Dios quiere que seamos.
Moisés también les recuerda la sabiduría de Dios que los guió a través del desierto traicionero “(No se olvide) el Dios que te ha guiado a través del vasto y terrible desierto, con sus serpientes serafín y escorpiones, la tierra seca y de tierra sin agua.” En segundo lugar, Jesús en la Eucaristía es nuestro Buen Pastor que nos guía en el camino de la vida e ilumina nuestras opciones en el camino de la vida. Por último, los hijos de Israel para recordar el Dios que “sacó agua de la roca de pedernal y los alimentó en el desierto con el maná, un alimento desconocido para sus padres.” En tercer lugar, Jesús en su amor misteriosamente nutre y nos fortalece con su propio cuerpo y la sangre de manera que podemos superar todas las cosas y el viaje hasta el final con él.
Nuestro Señor Eucaristía está presente con nosotros para liberarnos, para guiarnos y para nutrir y fortalecer nosotros hasta el final de nuestras vidas. Debemos ir más allá de asistir a la Eucaristía en busca de dones terrenos solo y luego juzgar la presencia de Jesús bajo los signos sacramentales en base a la presencia o ausencia de sus dones en nuestras vidas. También hay que ir más allá de asistir a la Eucaristía como una mera obligación o deber que nos impone la Iglesia. ¿Cuánto más transformadora serán nuestras celebraciones eucarísticas si nos acercamos a la Eucaristía con la que la disposición al ser puesto en libertad por Jesús, guiados por Jesús solo en todas nuestras opciones de vida y fortalecido para hacer su voluntad en esta vida?
Una mujer aquí en Marawi, Filipinas, que ha sido desplazado por el intensos combates entre las tropas gubernamentales y el grupo islámico Maute, tenía esto que decir recientemente: “Nuestras casas y tiendas han sido destruidos, nuestros vecinos y parientes muertos. Lo hemos perdido todo. Es sólo Dios que tenemos sobre la fecha.”Regalos y bendiciones vienen y van, a menudo en circunstancias dolorosas y difíciles. Siempre podemos aferrarnos a la presencia divina con nosotros. Nuestra Eucaristía nos garantiza que no sólo estamos aferrando a Dios que Dios, en la persona de su Hijo, Jesucristo, se aferra a nosotros a medida que recibimos su cuerpo y beber su sangre, poniendo toda nuestra confianza en las palabras de Jesús solo y en su garantía divina.
Jesús viene a nosotros en la Eucaristía de hoy. Él conoce todas nuestras necesidades, incluso antes de que se lo pidan. Él viene a darnos lo que más necesitamos - Su presencia con nosotros. Ya sea que tenemos y disfrutar de sus dones o no, dejar que Jesús, nuestro Señor Eucarístico, estar siempre presente en nuestras vidas que nos libre, que nos guía, y nos fortalecen con su cuerpo y su sangre para que él se aferrará a nosotros incluso hasta la tumba de donde él nos resucitará en el último día ... garantizado.
Gloria a Jesús !!! Honrar a María !!!
imagen: Por Nheyob (Trabajo propio) [ CC BY-SA 3.0 ], via Wikimedia Commons