domingo, 14 de mayo de 2017

Madre: amor, afecto, bondad y misericordia

Estimado José: 
La palabra familia indica una pluralidad de personas. Pero existe otra palabra, de especial significado, que indica a una sola persona: madre. Madre es la quintaesencia de la familia, porque es la quintaesencia del amor, la quintaesencia del afecto; y en esas condiciones, la quintaesencia de la bondad y de la misericordia. 

Así, el alma del niño en contacto con su madre comienza a comprender cómo es la bondad que no se cansa, cómo es la gracia, el favor, el amor que no se agota. Y también aquella forma de afecto que inclina a una madre a jamás encontrar tedioso estar con su hijo. 

Cargar a su hijo en brazos, jugar con él, soltarlo en el suelo, verlo correr de un lado a otro, ser importunada incontables veces por él durante el día con pequeñas preguntas, con pequeños juegos. Para una buena madre, en esto consiste la alegría de la vida. 
Si alguien, al comienzo de su existencia, percibe lo que es la alegría de tener una buena madre, comprende que la vida en la Tierra puede ser muy difícil; pero, mientras conserve la recordación de su madre, guardará el recuerdo paradisíaco de su infancia. 

Reteniendo esa recordación, la persona mantiene la esperanza del Paraíso Celestial, en donde una buena Madre nos va a recibir. Y así comprenderemos todo cuanto representa para nosotros Nuestra Señora Auxiliadora. 
Plinio Corrêa de Oliveira
(Extractos de una conferencia pronunciada para socios y cooperadores, el 24 de mayo de 1995)

A todas las madres que nos acompañan y en recuerdo de las madres que nos dejaron, pero que desde el cielo siguen velando por sus hijos, nuestro sincero homenaje.