lunes, 8 de mayo de 2017

Evangelio 9 mayo 2017 (Juan 10, 22-30). Tienes que descubrirlo tú mismo