lunes, 15 de mayo de 2017

9 Frases de Nuestra Madre, La Virgen María

¿Cómo orar ante la Virgen de Guadalupe?
“Después de la institución de la Eucaristía el Señor no podía dejarme nada más grande que su Madre.”
(Card. van Thuan) Ver original

“Con la práctica fiel de las virtudes más humildes y sencillas, has hecho Madre mía, visible a todos el camino recto del Cielo.”
(Santa Teresita de Lisieux) Ver original

“Dios os salve, María, Madre de Dios. En Vos está y estuvo toda la plenitud de la gracia y todo bien.”
(San Francisco de Asis) Ver original

“Todos nosotros estamos en esta barca de la Iglesia, y aquí nos sentimos seguros a pesar de nuestros límites y nuestras debilidades. Nos encontramos seguros especialmente cuando nos ponemos de rodillas y adoramos a Jesús, el único Señor de nuestra vida. A esto nos llama siempre nuestra Madre, la Virgen.”

(Papa Francisco) Ver original

“Madre de la misericordia, abre los ojos de tu clemencia y contempla nuestra desolación. Abre los oídos de tu bondad y oye nuestra súplica. Amorosísima y poderosísima abogada, demuéstranos que eres en verdad la Madre de la Misericordia.”
(San Juan Eudes) Ver original

¿No estoy aqui, yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy, yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?”
(Sma. Virgen de Guadalupe) Ver original

“Yo siento que necesito de toda clase de consuelos y de alivios y en especial de la gracia de tu Hijo ya que de ninguna manera es suficiente lo que puedo ayudarme a mí mismo. Pero tú , oh piadosísima Madre mira mi mezquindad y socórreme de muchas maneras, y en las apreturas reanímame con la abundancia de tus consuelos. Si me viese acosado por algún apuro o tentación, acudiré pronto y sin dudarlo a ti, porque donde más abunda la gracia es más pronta la misericordia.”
(Kempis – La Imitación de María) Ver original
 
“Honra, reverencia y respeta con especial amor a la sagrada y gloriosa Virgen María, porque es Madre de nuestro Padre soberano y, por consiguiente, nuestra gran Madre. Recurramos, pues, a ella, y como hijuelos suyos echémonos en su regazo en todo tiempo y ocurrencia, con firmisima confianza; invoquemos a esta dulce Madre, imploremos su amor maternal, procuremos imitar sus virtudes y tengamos un afecto verdaderamente filial con esta Señora”
(San Francisco de Sales) Ver original

Nos exhorta San Bernardo a recurrir siempre a esta divina Madre, ya que sus súplicas son siempre escuchadas por su divino Hijo. Acudamos a María, exclama con fervoroso acento, lo digo sin vacilar…, el Hijo oirá a su Madre. A continuación añade: Hijos míos, Ella es la escala de los pecadores. Ella mi máxima esperanza, Ella, toda la razón de confianza del almamía. La llama escala, porque así como no podemos subir el tercer escalón sin poner antes el pie en el segundo, de la misma manera nadie llega a Dios sino es por medio de Jesucristo, y a Jesucristo nadie llega sino por medio de María. Y añade que es su máxima esperanza y el fundamento de su confianza porque Dios ha dispuesto que todas las gracias nos pasen por manos de María. Por esto concluye recordándonos que todas las gracias que queramos obtener, las pidamos por medio de María, porque ella alcanza todo lo que quiere y sus oraciones jamás serán desatendidas. He aquí sus textuales palabras: Busquemos la gracia, y busquémosla por medio de María, porque halla todo lo que busca y jamás pueden ser frustrados sus deseos.(El gran medio de la oración
(San Alfonso Maria de Ligorio) Ver original


Autor, P. Evaristo Sada L.C.(Síguelo en Facebook)
El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.