miércoles, 14 de junio de 2017

¿UN MATRIMONIO ENTRE UN CATÓLICO Y UN ATEO PUEDE FUNCIONAR?

Posted: 12 Jun 2017 03:04 PM PDT
El respeto mutuo es la base no negociable de este tipo de matrimonios

En un fragmento de una entrevista publicada originalmente en polaco, el padre Zbigniew Kaplanski, rector del Centro Pastoral Familia de Familias de Varsovia, habló de si un matrimonio entre un católico y una persona sin fe o de otra fe puede funcionar. Su respuesta: es un camino desafiante, pero no es imposible. El respeto mutuo y un testimonio auténtico de vida son las claves para que un matrimonio así tenga éxito.

Respeto y autenticidad

Dice el Padre Kaplanski: En mi opinión, la persona concreta es la clave. Si Juan, un ateo que duda y busca, ama a Raquel, católica, entonces todo lo que es importante para ella es importante para él. Así que una boda en la iglesia y un voto hecho ante un altar tendrán significado para él también.

En la Iglesia, tratamos de asegurarnos de que un ateo no simule ser creyente, de que sea honesto. Y de que prometa quedarse con ella “hasta que la muerte nos separe”. Todo depende de si Juan se respeta a sí mismo y sus palabras. Si es así, la expresión externa del compromiso, el pacto, como decimos, será vinculante.

Pero si este hombre no respeta su palabra, lo que significa que no se respeta a sí mismo, entonces no respetará el juramento solemne que tomó, ni siquiera uno hecho en un lugar tan especial. Para él, ni esta ni ninguna otra promesa será vinculante.

Si Juan respeta a Raquel, entonces respeta sus creencias y el significado de su experiencia espiritual. La primera regla (completamente no religiosa) dice que si quieren vivir en armonía, deben adherirse a los principios de la persona siguiendo las reglas más difíciles. Leí esta sabiduría hace unos treinta años, posiblemente en un texto budista, posiblemente durante estudios sobre la familia. A lo largo de los años de pastoral, me di cuenta de que si ambos esposos actúan de esta manera, por lo general les va bien.

Leer más: Luchando en su matrimonio? Piensa en la Madre Teresa y no te rindas
Si amas a alguien, entonces respetas sus valores y reglas, y la ayudas a seguirlas. Así que si tu novio es vegetariano, no cocinas un asado todos los domingos y no pones cara de póker cuando él llega con la ensalada y los huevos.
Y él no hace caras cuando le dices: “Hoy es domingo, voy a la iglesia.”

Conozco a familias donde cuando una madre católica está enferma, el padre ateo toma a los niños y los conduce a la iglesia, y luego espera hasta el final de la misa para traerlos a casa. Si amas a alguien, le ayudas a cumplir sus principios.

Así que si escuchas de tu novio cuando visitas amigos: “Cariño, tienes misa a las 6 pm, debemos ir”, y sabes que le gustaría quedarse y hablar con ellos, entonces este es un hombre que te respeta, y presta atención a lo que es importante para ti.

La fe se transmite a través del testimonio de vida, no de las palabras

Conozco a personas que tienen un sueño oculto: que su pareja se va a convertir. Sucede, pero tengo que admitir que nunca he visto a la teología convertir a nadie. Siempre es una persona que por su vida muestra lo que es la fe.

El que cree en Dios oye un día: “Tu vida es tan maravillosa… me gustaría tener lo mismo”. Así que un ateo podría querer aprender sobre la fe gracias a su ser amado para quien la fe es un gran valor.

Lea más: Qué hacer cuando su cónyuge no va a misa con usted y los niños

A veces también veo a un incrédulo que se acerca a la fe sin haberse convertido, y comienza a entender más. Al vivir con un creyente, aprende que, por ejemplo, esos principios morales tienen un significado más profundo y una razón racional de ser.

La trascendencia está en cada uno de nosotros, especialmente cuando hemos vivido muchos años y estamos inclinados a la reflexión. Hay un anhelo de trascendencia en algún lugar profundo de cada uno. En palabras de san Agustín, “mi corazón está inquieto hasta que descansa en el Señor”.

Por Beata Pawłowicz


 Aleteia Polaco