domingo, 25 de junio de 2017


Queridos hijos, he venido ustedes y me he presentado como la Reina de la Paz. También hoy deseo invitarlos a orar por la paz. Queridos hijos, que la paz, ¡que la paz reine en el mundo! Queridos hijos, sean perseverantes en la oración. Luchen contra el mal, contra el pecado y contra los ídolos del mundo de hoy que los seducen. ¡Sean firmes, sean fuertes en la fe! Para ser fuertes en la fe, ¡oren! Oren y, a través de la oración, encuéntrense con Mi Hijo, para que Él les dé la fuerza, y les conceda la gracia. ¡Esten abiertos! La Madre ora por todos ustedes, e intercede por todos ustedes ante Su Hijo. ¡Gracias, queridos hijos, por haber respondido hoy a mi llamado!