lunes, 19 de junio de 2017

María de Nazaret, mujer que se sale de todos los moldes


MARÍA DE NAZARET, MUJER QUE SE SALE DE TODOS LOS MOLDES

María de Nazaret ha sido una mujer que se sale de todos los moldes. Ella ha producido un gran fenómeno religioso muy importante en el mundo, como es la devoción a la Virgen María. Hoy, 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, por todas partes millones de personas acuden a sus santuarios levantados en muchos lugares, algunos tan famosos como Fátima, Lourdes, y así Basílicas y templos son visitados por cientos de personas de toda índole tales como la Basílica Patriarcal de Santa María La Mayor en Roma – Italia, Nuestra Señora Del Pilar en Zaragoza – España, Nuestra Señora de Montserrat en Barcelona – España, Nuestra Señora de Guadalupe en el Distrito Federal – México, Nuestra Señora de La Salette Francia y Nuestra Señora de Czestochowa  Merdjujore.

Por todas partes personas creyentes de distintos niveles culturales y económicos se reconocen protegidos por la Virgen María y aprecian vivir en profunda comunión con ella.

Es así como centenares de pensadores, filósofos y teólogos han reflexionado sobre su figura. Artista de todas las épocas han estado representando su figura maternal, ella fue la madre de Jesús, el Hijo de Dios, el Cristo. Es decir, su figura en absolutamente trascendente.

Ciertamente, nuestra admiración,  fervor y amor a la Virgen María, nos hace decir al hablar de María, una cantidad de ternuras inimaginables, y aplicamos todo tipo de superlativos a la figura de María. La misma Iglesia habla, y desde siempre, lo mas alto de la Virgen María.

Pero la vida y la responsabilidad que le correspondió asumir a la Virgen María, nos lleva a hacernos muchas preguntas, y nos invita a meditar: ¿Qué debió sentir María cuando se hizo madre de Jesús en el momento mismo ya de la anunciación?, ¿Qué fue lo que le ocurrió a ella durante el tiempo en el cual convivió con su hijo Jesús?, ¿Como vivió la actividad pública y el destino de sus Hijo?, ¿Qué represento para ella la venida del Espíritu santo?, ¿Cómo fue su relación con Jesús?, ¿Cómo era su relación con Dios?, ¿Como pudo cumplir con toda la responsabilidad que le toco cumplir?, Todas estas respuestas debemos buscarlas de algún modo a partir de lo que hay escrito en los Evangelios sobre ella, pero también haciendo un esfuerzo por situarse en el contexto del tiempo en la cual le correspondió asumir esta inmensa responsabilidad de ser la Madre del Señor