martes, 6 de junio de 2017

Evangelio 7 junio 2017 (Marcos 12, 18-27). El corazón puro ve a Dios