viernes, 23 de junio de 2017

Devoción al Sagrado Corazón “Algunos datos para la historia” Margarita María….

Devoción al Sagrado Corazón

Algunos datos para la historia

Margarita María Alacoque


La santa  con la que más relacionamos la Devoción al sagrado Corazón de Jesús es Santa Margarita María Alacoque. Es llamada “la confidente y apóstol del Sagrado Corazón”  es por ella como la Devoción alcanza una grande extensión gracias a las revelaciones privadas que experimentó.


Santa Margarita María nació el 22 de julio de 1647, en veros vres, Francia. Fue la quinta de 7 hijos, sus padres fueron Claudio Alacoque, juez y notario, y Filiberta Lamyn. El párroco Antonio Alacoque, tío suyo, la bautiza a los tres días de nacida.

A los cuatro años Margarita hizo una promesa al Señor. Sintiéndose inspirada rezo: “Oh Dios mío, te consagro mi pureza y hago voto de perpetua castidad”. Aunque ella misma confeso más tarde que no entendía lo que significaba “voto” o “castidad”.

Cuando tenía 8 años, murió su padre. Ingresaron a la niña en la escuela de las Clarisas Pobres de Charolles. Desde el primer momento, se sintió atraída por la vida de las religiosas en quienes la piedad de Margarita produjo tan buena impresión, Que le permitieron hacer la Primera Comunión a los 9 años, lo cual no se acostumbraba en aquella época. Dos años después, Margarita contrajo una dolorosa enfermedad reumática que le obligo a guardar cama hasta los 15 años. Por este motivo tuvo que regresar a su casa. Ya de regreso, Margarita, que estaba muy enferma, y sin tener un remedio seguro, busco alivio en la Virgen Santísima. Le hizo una promesa de que si Ella le devolvía la salud se haría una de sus hijas. Apenas hizo la promesa, recobro la salud. Además de la salud, esta promesa logro en Margarita un profundo sentido de unión con la Virgen, quien, desde ese momento, empezó  a dirigir toda su vida. Pero la  Virgen es también ternura y consuelo. Un día le dijo a Margarita. “Nada temas; tu serás mi verdadera hija, y yo seré siempre tu buena Madre.



Las cosas en la casa de Margarita no iban muy bien. Desde la muerte de su padre, se habían instalado en su casa dos parientes y una de las hermanas de su para, quieres habían relegado a segundo término a la mama de Margarita entonces empezó a dirigir todos sus afectos, su dicha y si consolación en el santísimo Sacramento del Altar.


Y así iba creciendo en Margarita un gran amor a la oración y al Santísimo Sacramento. Ella se lamentaba, pues sentía que no sabía cómo orar, y fue el mismo Señor quien le enseñaba. Cuando su madre y sus parientes empezaron a hablarle de matrimonio, la joven Margarita no podía sino sentir temor, pues no quería en nada ir en contra  de aquel voto de entrega exclusiva a Dios que una vez había pronunciado. Pero era grande la presión ya que no le faltaban pretendientes  que querían empujarle a perder su castidad. Por otro lado, su madre le insistía. Llorando ella le decía a Margarita que no tenía más esperanzas para salir de la miseria en que se hallaban más que en el matrimonio de Margarita, teniendo el consuelo de poder retirarse con ella tan pronto como estuviera colocada  en el mundo. En una ocasión Jesús le dijo: “Te he elegido por esposa y nos prometimos fidelidad cuando hiciste el voto de castidad. Soy yo quien te motivo a hacerlo, antes de que el mundo tuviera parte en tu corazón… y después te confié al cuidado de mi Santa Madre, para que  te formarse según mis designios.”

Cuando sus parientes por fin se dieron cuenta de la firmeza de Margarita, la enviaron a la casa de unos de sus tíos que tenía una hija religiosa de la Orden de las Ursulinas. Pero Margarita no sentía que era ahí donde el Señor la quería y además sentía en su corazón una voz  que le decía, “No es ahí donde te quiero, sino en Santa María”. Una vez, viendo ella un cuadro de San Francisco de Sales, le pareció que le dirigía una mirada tan paternalmente amorosa, llamándola a ser su hija. Sintió que debía ella ser de la orden que este santo había fundado junto con Santa Juana de Chantal: las visitandinas. Además, sentía mucha atracción hacia esta orden porque llevaba el nombre de María Santísima: las Visitantinas, en honor al misterio de la Visitación.

Después de muchas dificultades en convencer a sus parientes de que ella quería entrar en el convento de la Visitación, por fin,  logro Margarita lo que tanto deseaba, y eligió a Para. En cuanto entro al locutorio del convento de Paray, oyó en su corazón una voz: “Aquí es donde te quiero”. Su hermano le regalo la dote y Margarita ingreso en el monasterio de la Visitación de Paray- le Monial el 20 de junio de 1671.



La joven novicia se mostro humilde, obediente, sencilla y franca en el noviciado. Según el testimonio de una de sus connovicias, edifico a toda la comunidad “por su caridad para con sus hermanas” el Señor no enseño a Margarita que la voluntad Divina se pueda relegar a favor de la autoridad humana. Más bien el Señor enseño a Margarita que la obediencia a sus superioras es, en efecto, el medio más seguro para  acatar su divina Voluntad. Ya que aun siendo sus superioras limitadas, la obediencia lograría que la Voluntad Divina triunfe a pesar de todo. El Señor promete que si ella  obedece a sus superioras… “yo sabré hallar el medio de cumplir mis designios”. Margarita hace la profesión el 6 de noviembre de 1672. El Señor por su parte cumplió plenamente su promesa, pies Él se encargo  de trabajar fuertemente en purificar y transformar su corazón en un corazón semejante al suyo. Margarita  recibió del Señor tres armas necesarias en la lucha que debía emprender para lograr la purificación y transformación. La primera arma: una conciencia delicada y un profundo odio y dolor ante la más pequeña falta. La segunda arma: la santa obediencia. La tercera arma: Su Santa Cruz.


Sagrado Corazón de Jesús, en ti confió

  1. Silverio Chávez Ayala